Se encuentra en: El Parlamento / Diputados y diputadas / Grupos parlamentarios / VIII Legislatura / Nota de prensa
17.12.2017
Educación

Muchas familias no obtendrán ayudas de comedor y libros porque DGA pone condiciones más duras

Gregorio Briz critica que la consejera Dolores Serrat ha aconsejado a quienes no reciban estas ayudas que acudan a servicios sociales: "la educación no es beneficencia"

Gregorio Briz, portavoz de Educación de CHA



Chunta Aragonesista ha denunciado el endurecimiento de las condiciones para que las familias opten a las ayudas de comedor y de adquisición de libros de texto convocadas por el Gobierno de Aragón el pasado jueves 24 de mayo: “quedarán fuera muchas de ellas, aunque cumplan los requisitos”, ha afirmado el diputado Gregorio Briz, que además considera una injusticia la exclusión de las familias cuyos miembros están en situación irregular o “sin papeles”.

A estas familias la consejera de Educación, Dolores Serrat, ha aconsejado acudir a los servicios sociales: “el PP parece no entender de justicia social ni de equidad ni de igualdad de oportunidades: la educación no es beneficiencia”, ha señalado Briz.

“Estas convocatorias van contra el deber de la Administración de garantizar la educación obligatoria y el derecho de la ciudadanía a la educación gratuita”, ha explicado Briz, quien las inscribe “en el marco de los recortes del PP”. Además, “incluyen a todos los centros sostenidos con fondos públicos, o lo que es lo mismo, a los centros privados-concertados, algo en lo que no estamos de acuerdo”, ha remarcado.

Para resultar beneficiaria de las ayudas, los ingresos de la unidad familiar per cápita quedan ahora fijados en 6.390,13 euros. “Es decir, una familia de tres miembros debe tener una renta anual de 18.000 euros anuales”, ha ejemplificado Briz, “un límite que muchas familias superan sin significar, ni mucho menos, que estén en condiciones económicas boyantes”.

Además de esta restricción, se establece que se otorgarán las ayudas por orden de puntuación, “así que puede ser que familias queden empatadas, tengan que pasar a un sorteo y queden fuera aun cumpliendo los mismos requisitos que otras que sí accederán a la ayuda”.

El ajustado plazo de solicitud, que comenzó el viernes pasado y finalizará el martes día 5 de junio, es una dificultad añadida que obligará a las familias a tener que cumplir precipitadamente con la burocracia administrativa que los trámites requieren.

Respecto a las ayudas para los libros de texto, el departamento de Educación cambia el sistema actual de préstamo por el de propiedad, lo que significa acabar con la reutilización que se estaba practicando en los centros aragoneses.

Briz presentará la próxima semana en el pleno de las Cortes una iniciativa para que los libros y material curricular, sean adquiridos o no mediante esta beca, se puedan seguir prestando y utilizando en los centros “porque es un medida que evita el despilfarro de que se desechen de un año para otro”.




<- Volver a: Notas de prensa