Actualidad

Nota de prensa

Ramón Guirado ratifica que la Universidad “debe estar a la vanguardia” y “dar respuesta a los problemas” de la sociedad

Ramón Guirado ratifica que la Universidad “debe estar a la vanguardia” y “dar respuesta a los problemas” de la sociedad
El director general de Universidades, en su comparecencia ante la Comisión sectorial de las Cortes, ha sentado, además, como principios básicos que deben definir la Universidad, la calidad, la especialización, la captación de talento y la transparencia

El director general de Universidades, Ramón Guirado, en su comparecencia de esta mañana ante la Comisión de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento de las Cortes, a propuesta de la consejera del ramo, Maru Díaz, ha defendido que “la Universidad debe estar a la vanguardia de innovación y dar respuesta a los problemas que tengamos en el futuro como sociedad”. “Esa es la visión que esperamos que se pueda ir aterrizando en los próximos años”, ha añadido.

 

De igual forma, Guirado ha lamentado la irrupción de la pandemia en un momento de reflexión, lo que supuso el “cambio de las becas salario por un programa de becas COVID-19”, así como “la bajada de tasas para que los estudiantes que habían suspendido en unas condiciones tan difíciles no tuvieran que pagar más al año siguiente”. Además, en este sentido, ha destacado la coordinación con Salud Pública “para aplicar las medidas sanitarias pertinentes y gestionar las prácticas del alumnado en el medio sanitario”, y la continuación con “la ordenación académica y económica típica”.

 

A su vez, el responsable de Universidades ha sentado los cinco principios básicos que deben definir a la Universidad, entre los que se encuentran la calidad “en todos los aspectos, tanto en investigación, como en gestión y docencia”, la especialización para “crear complicidades e interacciones con el entorno”, la captación de talento con el objetivo de “atraer y retener a los mejores”, así como “establecer una colaboración con otras universidades”, y la transparencia, ya que, en palabras de Guirado, “las universidades deben ofrecer información suficiente y adecuada a la ciudadanía”.

 

Dentro de los principios generales, Guirado también ha definido algunos objetivos más específicos hacia los que debe caminar la gestión universitaria. Entre ellos, destaca la “creación de un mapa de titulaciones, que se basará en la transparencia y en poner a los estudiantes en el centro para que puedan organizar mejor su futuro”. “Para el 2021-22 la Universidad de Zaragoza contará con setenta y tres grados, setenta y dos másteres y cincuenta doctorados”, ha detallado, al tiempo que ha anunciado la inclusión de los grados de Ingeniería de Datos, Ingeniería Informática y ADE, Biomedicina o Bioingeniería.

 

Asimismo, ha puesto el foco sobre “la mejora de la inserción de nuestros egresados”, pese a que “solo el seis por ciento está en paro”, un análisis de “la demanda y viabilidad de nuevas enseñanzas” y de la sostenibilidad de las mismas para que “haya una reconversión de algunos grados a los códigos de los jóvenes”, y la necesidad de poner el foco sobre el “acceso universal a la educación superior y a la formación permanente a lo largo de la vida”, trabajando “en la modificación de bases reguladoras, la inclusión de un programa de becas salario para el próximo curso y la implantación de un horario que se pueda adaptar a las necesidades laborales de personas que tienen un trabajo pero que desean reorientar su vida laboral”.

 

La diputada socialista Carmen Soler ha señalado que “la hoja de ruta marcada es muy clara y ambiciosa, y va a requerir de mucho consenso y trabajo” para configurar la Universidad como “el principal espacio de investigación, producción, conocimiento científico y humanístico” y “garantizar una recuperación sólida y robusta”. Pilar Gayán (PP) ha agradecido a Guirado la “reforma de la Comisión de Seguimiento de la Formación Universitaria y la regulación de sus funciones y periodicidad” porque “redundará en una mejora de su actividad y validez”. Asimismo, ha destacado que “las universidades tendrán que realizar un plan de formación para el profesorado durante su primer año”.

 

Beatriz Acín (Ciudadanos) ha recordado que “hace unos días la Consejería presentó el Programa universitario para 2021-2024 que prioriza una universidad sostenible, abierta, verde y digital” y ha puesto el foco sobre la flexibilización, en aras de “adaptarse a las necesidades de cada alumno”. Vanesa Carbonell (Podemos) se ha mostrado de acuerdo con “los principios y objetivos” definidos por Guirado, porque “la Universidad debe estar comprometida con la sociedad”, al tiempo que ha destacado “la incorporación de nuevos estudios” y la “necesidad de tener en cuenta las transformaciones que hay en la economía”.

 

Isabel Lasobras (CHA) ha felicitado a la Universidad de Zaragoza “por todo el trabajo realizado para combatir la pandemia”, y ha instado al director general a hablar también de “equilibrio territorial, medio rural, costes económicos o financiación, porque tenemos que pensar qué modelo de universidad queremos”. Marta Fernández, por parte de Vox, ha incidido en la elaboración de un mapa de titulaciones porque “cada vez hay más demanda de grados como Ingeniería de Datos, Biomedicina o Psicología”, al tiempo que ha apuntado que “la financiación de la Universidad pública ha sido siempre un problema” y “su presupuesto no está equilibrado”.

 

Jesús Guerrero (PAR) ha recordado que “llevábamos muchos años hablando de que era necesario dar un empujón a la Universidad del futuro”, ya que “observábamos que asistíamos a un nuevo cambio de paradigma, producido por el impacto de la digitalización”. El diputado de IU, Álvaro Sanz, ha asegurado compartir “la necesidad de reflexión”, pero, tal y como ha manifestado “la COVID-19 ha catalizado la necesidad de cambio” y, en ese sentido, ha reclamado que “la transferencia de conocimiento tenga un impacto en la sociedad, en la economía y, sobre todo, en la calidad del empleo”.

Notas de prensa relacionadas: