Actualidad

Nota de prensa

La Asociación Derecho a Morir Dignamente reivindica la “activación de un observatorio de muerte digna” y la importancia de “la colaboración interdepartamental”

La Asociación Derecho a Morir Dignamente reivindica la “activación de un observatorio de muerte digna” y la importancia de “la colaboración interdepartamental”
La vicepresidenta de la Asociación Derecho a Morir Dignamente de Aragón (DMDA), en su intervención ante la Comisión de Comparecencias Ciudadanas de las Cortes, ha denunciado, además, que en la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia “han quedado fuera los menores de edad, quienes padecen enfermedad mental y aquellos que alegan motivos de haber cumplido su trayectoria biográfica”

La vicepresidenta de la Asociación Derecho a Morir Dignamente de Aragón (DMDA), Consuelo Miqueo, durante su intervención ante la Comisión de Comparecencias Ciudadanas de la Cámara autonómica, ha reivindicado como propuestas para el futuro, en relación con la eutanasia, “potenciar la colaboración interdepartamental del Gobierno de Aragón y, fundamentalmente, de las Consejerías de Sanidad y Ciudadanía”, “reforzar la asistencia sanitaria de atención primaria evitando la externalización de los cuidados al final de la vida” y la “activación del observatorio de muerte digna de Aragón”, como han hecho otras comunidades como Asturias y Navarra.

 

Tal y como ha explicado Miqueo, las peticiones son “una apuesta coherente porque en la medicina de 2021 ayudar a morir es una actividad tan importante como prevenir la enfermedad y aprender a vivir”.  En este sentido, ha expuesto que “no se puede decir que la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia haya venido sin avisar” y ha incidido en que su Asociación “está compuesta por más de siete mil socios y está confederada con la de otros países para velar sobre el derecho a decidir sobre la propia vida”. “Estamos en un momento histórico porque hemos pasado del paternalismo médico a la era de la decisión consensuada”, ha apuntado.

 

De igual forma, Miqueo ha aclarado que quienes se pueden acoger a esta Ley Orgánica son “personas que padecen enfermedades graves son sufrimiento físico y psíquico o fragilidad, como enfermos de cáncer, quien no pueda valerse por sí mismo o tenga un pronóstico de persistencia en el tiempo o incurabilidad”, como los enfermos de ELA, Parkinson o demencias. No obstante, ha solicitado la ampliación en el futuro de “algunos supuestos motivos de eutanasia”, porque “han quedado fuera los menores de dieciocho años, quienes padecen enfermedad mental y sea ese su único motivo para solicitarla, y quienes alegan motivos de haber cumplido su trayectoria biográfica”.

 

En última instancia, ha tomado la palabra un miembro de la Junta Directiva de la Asociación, José Antonio Rovira, quien ha reclamado la necesidad de “formar a los profesionales sanitarios e informar a la ciudadanía, que dudo que conozca que a partir del 25 de junio va a tener un nuevo derecho”.

 

Sergio Ortíz (PSOE) ha reconocido que la “norma supone un gran paso en la defensa de la dignidad individual y la libertad” y “da seguridad jurídica a las personas que lo solicitan respetando su concepto de la vida y la muerte y su decisión personal”. El diputado popular José Antonio Lagüéns ha manifestado que “tenemos discrepancias” y que, desde su grupo parlamentario, no están de acuerdo “con la forma en la que se ha aprobado la Ley” porque “hablamos de un proceso de aprobación por proposición de ley sin contar con ningún informe técnico o jurídico”.

 

Por parte de Ciudadanos, Susana Gaspar ha recordado que la Ley “establece unos requisitos muy concretos y no da vía libre para morir”, pues los solicitantes “tienen que ser mayores de edad, encontrarse en plenas facultades y hacer constar su voluntad de forma libre”. En representación de Podemos, Nacho Escartín ha señalado que “la lista de grandes derechos, como el derecho al divorcio, al matrimonio homosexual o a la eutanasia, nos hacen avanzar en la sociedad y, a algunos, sentirnos orgullosos de vivir en este país”.

 

Desde CHA, Isabel Lasobras ha declarado que “volvemos la vista atrás para recordar un proceso que ha llevado varias décadas, demasiado tiempo para garantizar por ley los derechos”. “El debate sobre la eutanasia tiene que plantearse desde una perspectiva filosófica”, ha añadido citando a José Antonio Labordeta. Santiago Morón (Vox) ha recalcado que “nadie puede disponer de la vida de otras personas” y ha preguntado a la compareciente “cómo podemos hablar de tener un criterio para que un paciente pueda tomar una decisión cuando no se ha desarrollado todavía la ley de cuidados paliativos”.

 

El diputado del PAR Jesús Guerrero ha señalado que “cualquier cosa que se realiza desde la Administración suele ser material e intangible, pero hablar de la vida y de la muerte es muy complicado” y “la Ley se tiene que desarrollar y contar con todas las inquietudes posibles”. El portavoz de IU, Álvaro Sanz, ha reconocido el “trabajo de una Asociación de larga trayectoria para avanzar en la decisión sobre la muerte en condiciones de libertad”, ya que se trata del “último derecho que debemos y podemos ejercer”.

Notas de prensa relacionadas: