Actualidad

Nota de prensa

El Teléfono de la Esperanza reclama “el respaldo" del Gobierno de Aragón “para continuar con los programas de atención a la ciudadanía"

El Teléfono de la Esperanza reclama “el respaldo
El presidente y el director técnico de la organización en Aragón, Alberto Hernández y Carlos Pérez, han pasado por la Comisión de Comparecencias Ciudadanas de las Cortes para solicitar “un convenio de colaboración económica” y poner en valor el papel que desempeñan “para ayudar a la sociedad aragonesa”

El presidente y el director técnico del Teléfono de la Esperanza en Aragón, Alberto Hernández y Carlos Pérez, respectivamente, han destacado ante la Comisión de Comparecencias Ciudadanas del Parlamento aragonés el papel “pionero” desempeñado por la organización para la prevención y abordaje del suicidio en Aragón, así como otros programas destinados a la atención de la soledad no deseada, terapias de la ludopatía, mejora del bienestar emocional y a otras atenciones derivadas de las consecuencias económicas y sanitarias provocadas por la crisis global actual. Desde su creación, el Teléfono de la Esperanza ha atendido a un total de 288.444 aragoneses.

 

El primero en tomar la palabra ha sido el presidente del Teléfono de la Esperanza en Aragón, Alberto Hernández, quien ha destacado que es “un servicio disponible para quienes estén atravesando un mal momento”, que en el año 2021 atendió 8.211 llamadas, “un 5% más que en 2020”. Para poder dar continuidad a la labor desempeñada, Hernández ha solicitado “recibir el respaldo del Gobierno de Aragón” ya que “la colaboración de las administraciones públicas autonómicas es prácticamente inexistente y con las aportaciones de los socios no es suficiente”.

 

Alberto Hernández también ha destacado en su comparecencia que “la formación de la población general y de los colectivos más vulnerables es crucial” para la detención de los problemas que sufre la ciudadanía. Actualmente, como ha detallado Hernández, desde el Teléfono de la Esperanza colaboran en una línea de trabajo para la prevención del suicidio con el Departamento de Sanidad y, además, presentaron en colaboración con otras asociaciones la primera guía para para la prevención del suicidio en Aragón y otra para el tratamiento del suicidio en los medios de comunicación.

 

Del mismo modo, el director técnico del Teléfono de la Esperanza, Carlos Pérez, ha destacado que “han convertido la escucha activa en una herramienta poderosa para atender a las personas, con empatía y sin juzgar, porque el dolor humano no tiene límites”. Por este motivo, Pérez ha solicitado “un convenio de colaboración económica por la supervivencia del Teléfono de la Esperanza” porque “nuestra situación actual económica es precaria y nuestra existencia depende de nuestros socios económicos”. “Cuando existe la esperanza, todos los problemas son relativos” y, por ello, “pedimos que se nos tenga en cuenta para ayudar a la sociedad aragonesa”, ha recalcado. Además, Pérez ha solicitado que “sean tenidos en cuenta a la hora de crear el Teléfono del mayor porque la soledad no aparece solo en horario de oficina”.

 

La diputada socialista Carmen Sahún ha felicitado a la entidad por su "emcomiable" labor "de ayuda a los que se encuentran a punto de perder la ilusión" y ha destacado que con su trabajo "hacen una radiografía de la realidad social de Aragón, agravada por la pandemia”. Por parte del PP, José Antonio Lagüéns ha puesto en valor que detrás del Teléfono de la Esperanza hay "muchísimas personas que de forma altruista y anónima desempeñan una labor encomiable con personas que lo están pasando mal". Además, ha denunciado que es una "lástima" que "no haya una estrategia para la prevención del suicidio a nivel nacional".

 

La diputada de Cs Elisa Sacacia ha reivindicado que "ya es hora de ayudar a quien ayuda" porque, "si antes era importante su trabajo, en esta época es fundamental". Además, ha calificado el trabajo del Teléfono como "cualificado, formado, gratuito y anónimo" que aporta "esperanza y escucha activa". Desde Podemos, Nacho Escartín ha celebrado que temas como el suicidio y la soledad "se han puesto en primera línea del debate público porque está habiendo más debates que en la legislatura pasada". Además, ha puesto sobre la mesa que "la pandemia ha visibilizado estas situaciones y ha permitido ver casos de jóvenes que se suicidan o personas que sufren malestares".

 

La diputada de CHA Carmen Martínez ha recalcado que "los 50 años de trabajo del Teléfono han favorecido la salud mental de la sociedad en la que vivimos". Además, ha defendido que "las cifras aportadas hay que mirarlas cara a cara desde las administraciones públicas" y ha destacado los "pasos dados" con la estrategia de prevención del suicidio. Santiago Morón (Vox) ha destacado que "el suicidio es una lacra que ha aumentado durante la pandemia, un problema de salud pública al que no se le presta la atención suficiente". En este sentido, ha hecho hincapié en que el Teléfono de la Esperanza es "una herramienta muy útil" para enfrentarse a este problema.

 

Por último, la diputada Esther Peirat, del PAR, ha ensalzado la labor de la entidad "porque su labor es un alivio para muchos y una esperanza para otros" y ha recordado la afirmación de que "el dolor humano no tiene límites" para insistir en que "ahí es cuando más sentido cobra su trabajo".

Notas de prensa relacionadas: