Actualidad

Nota de prensa

Representantes de la Administración, la gestión y la terapia ocupacional participan en una nueva reunión de la Comisión especial de estudio sobre la red de residencias

Representantes de la Administración, la gestión y la terapia ocupacional participan en una nueva reunión de la Comisión especial de estudio sobre la red de residencias
Mariano Fago, director del centro Covid de Casetas, la presidenta del Colegio Profesional de Terapeutas Ocupacionales de Aragón, Marta Marín, y el secretario general técnico del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales, José Antonio Jiménez, han trasladado a los grupos parlamentarios sus reflexiones en el marco del proceso de reestructuración de los centros asistenciales de mayores de la Comunidad y de modificaciones legislativas

La novena sesión de trabajo de la Comisión especial de estudio sobre la red de centros asistenciales de mayores de Aragón ha recibido nuevas aportaciones desde puntos de vista como el de la gestión residencial, la terapia ocupacional y la Administración. 

 

En primer lugar, Mariano Fago, director del centro Covid de Casetas, ha abogado por un modelo residencial que preste una “atención integral basada en la persona” y persiga el incremento de la calidad de vida y el respeto de los derechos del residente, la minimización de su dependencia contando con su participación efectiva. En ese sentido, Fago ha recordado el plan que viene desarrollando el IASS para la organización y la coordinación de la gestión de los centros de gestión pública y la implantación de un modelo de gestión residencial que impulse el modelo de atención basándose en “la gestión por procesos”.

 

Como líneas estratégicas en la planificación de las residencias, el responsable del centro Covid de Casetas ha mencionado el uso de residencias del entorno para el apoyo de personas que deseen continuar en su hogar, el desarrollo de “unidades convivenciales” de dimensiones reducidas, la continuidad del modelo de atención y gestión ya iniciado, la coordinación de los centros con otros recursos como Atención Primaria y sus aplicaciones informáticas y una revisión de la legislación obsoleta, como es el caso a su juicio del decreto 111/92.

 

Por su parte, la presidenta del Colegio Profesional de Terapeutas Ocupacionales de Aragón, Marta Marín, ha invitado a los parlamentarios a un recorrido virtual por las dependencias de una residencia, donde ha ido repasando aspectos a mejorar como el “maltrato físico” que a su juicio suponen las contenciones mecánicas y químicas de los residentes, así el “maltrato psicológico” que conlleva su “infantilización” y la ambientación de las residencias como “guarderías” enfocadas no a ser las casas de los residentes sino a las visitas, con “material Disney” para las sesiones de rehabilitación y profesionales que desarrollan su labor tras aceptar ofertas de trabajo “para reír o llorar”.

 

En ese sentido, ha criticado que muchos terapeutas tienen contratos de cuatro horas para atender a sesenta residentes o para cubrir dos y tres residencias, incluso en el medio rural y que aquellos afortunados que trabajan ocho horas al día cobran 1.251 euros al mes. Por último, ha reclamado “cuidar al cuidador” y acabar con la temporalidad y la rotación tras denunciar incumplimientos como el de la ratio de número de pacientes por terapeuta, establecido en quince personas, o el de los metros cuadrados de sala polivalente donde realizar las sesiones de terapia, “que acaban celebrándose en la sala de televisión con ésta encendida. Me dicen no te des tanto mal, si total no van a mejorar y esa no es la respuesta que necesitaba escuchar”, ha lamentado.

 

En último lugar, el secretario general técnico del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales, José Antonio Jiménez, ha realizado un repaso de las diferentes actuaciones de la Administración conforme fue conociéndose el alcance de la Covid-19 y los primeros casos que se detectaron en residencias aragonesas, con hitos temporales como la reunión del 11 de marzo con los responsables de los centros, la orden de Sanidad del día 13 y luego la creación de los centros Covid, que hasta el 30 de junio atendieron a 524 residentes y la labor de monitorización, inspección y asesoramiento a las residencias.

 

En cuanto al modelo residencial, Jiménez ha coincidido con anteriores intervinientes en la conveniencia de prolongar en la medida de lo posible la permanencia de las personas mayores en sus domicilios potenciando la atención domiciliaria y la asistencia remota, así como las viviendas tuteladas. Y ha aportado datos como que Aragón mejora la tasa de plazas por cada cien habitantes que recomienda la OMS (6,6 plazas frente a las 5 que marca el organismo mundial) con una edad media de ingreso que se sitúa en los 87 años. Por su parte, el 45 por ciento de los 128 centros en funcionamiento en Aragón cuentan con menos de cincuenta plazas, seguido del 35 por ciento de establecimientos con entre 50 y 99 plazas. El 30 por ciento son de titularidad pública, otro treinta están en poder del Tercer Sector y un 41 por ciento son de iniciativa privada.

Notas de prensa relacionadas: