Actualidad

Nota de prensa

La Comisión de Agricultura debate sobre el sistema de etiquetado Nutriscore, el control de plagas de roedores y la conservación del cauce del Ebro

La Comisión de Agricultura debate sobre el sistema de etiquetado Nutriscore, el control de plagas de roedores y la conservación del cauce del Ebro
Los miembros de la Comisión sectorial han debatido y votado tres proposiciones no de ley de PP, Ciudadanos y Vox, en torno a alimentación, control de plagas en explotaciones agrícolas y mantenimiento del cauce del Ebro, que han decaído con los votos en contra de PSOE, Podemos, CHA, PAR e IU

La Comisión de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente ha rechazado, con los votos en contra de PSOE, Podemos, CHA, PAR e IU, una iniciativa de Ciudadanos dirigida a aplazar la introducción del sistema de etiquetado Nutriscore en España y a reemplazarlo por una campaña de información adicional sobre el valor nutricional de los alimentos.

 

La encargada de presentar la iniciativa ha sido la diputada de Ciudadanos Beatriz Acín, quien ha explicado “el sistema de etiquetado Nutriscore evalúa los componentes nutricionales de los productos con una pegatina frontal que valora los aportes nutricionales”. De esta manera, ha apuntado, “las calorías, grasas saturadas o sal son penalizadas” y “no contempla los beneficios” de alimentos como el aceite de oliva o el jamón.

 

La diputada del PSOE Silvia Gimeno ha aclarado que “la alimentación y la dieta mediterránea son de pleno interés para nosotros”. “A nivel autonómico se viene trabajando en impulsar y promover todos nuestros productos y, de hecho, la alimentación agroalimentaria está en alza”, ha apuntado. El parlamentario popular Ramón Celma ha defendido que “no tiene sentido aplicar a los alimentos españoles en las circunstancias actuales este algoritmo, cuando califica mejor un refresco light que el jamón serrano, el aceite de oliva o el queso de nuestra tierra”.

 

Por parte de Podemos, Nacho Escartín ha declarado que “la malnutrición y el exceso calórico son causa directa de enfermedades muy graves, demasiado extendidas en nuestra sociedad”, al tiempo que ha asegurado que “el exceso de azúcares, grasas añadidas, aditivos y otras sustancias es un problema de salud pública”. El diputado de CHA, Joaquín Palacín, ha incidido en que “se trata de un sistema que en este momento es voluntario” y, pese a que “es una forma de etiquetado que no es del todo adecuada para un territorio como el nuestro tal y como está diseñado”, “se está adaptando para que al final llegue la mejor información al consumidor”.

 

El portavoz de Vox, Santiago Morón, ha asegurado que el sistema de etiquetado frontal Nutriscore “cuestiona el valor de alimentos propios de la dieta mediterránea”, cuando “es la mejor aliada para combatir enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad”. “Lo importante es comer de todo y en la cantidad adecuada”, ha añadido. Desde el PAR, Esther Peirat se ha posicionado en contra de la iniciativa y ha afirmado que, desde su grupo, estarán “al tanto de los avances en el desarrollo normativo” y que “el criterio del Ministerio es pedir que nuestros productos no se vean desfavorecidos”. El diputado de IU, Álvaro Sanz, ha adelantado su voto negativo porque el sistema de etiquetado “no penaliza nada, solo ofrece información nutricional y simplifica la calidad y seguridad de lo que comemos”.

 

PLAGAS DE ROEDORES EN PARCELAS AGRÍCOLAS

 

A lo largo de la tarde ha decaído también, con el único apoyo de Ciudadanos y Vox, una proposición no de ley del PP sobre la implantación de medidas fitosanitarias para controlar la plaga de los roedores en las parcelas agrícolas.

 

El portavoz sectorial del PP, Antonio Romero, en la defensa del texto de impulso, ha declarado que “España se ha convertido en el primer productor europeo de alfalfa y Aragón cuenta con algo más de cincuenta y siete mil hectáreas”. “Este cultivo está generando más de tres mil empleos en el medio rural, pero se está viendo afectado por un roedor, conocido como topillo campesino, cuya población ha crecido en los últimos años y provoca daños que superan el cincuenta por ciento de esos cultivos, poniendo en peligro su continuidad”, ha añadido.

 

Posteriormente, han intervenido los representantes del resto de grupos parlamentarios. La parlamentaria socialista Silvia Gimeno ha reconocido compartir “la exposición de motivos de la iniciativa”, pero “la solución no es fácil”. “La modernización de los regadíos y la falta de laboreo son las causas de este agravamiento de la situación, pero desde el Centro de Sanidad y Certificación Vegetal se viene haciendo un seguimiento de estos micro mamíferos”, ha explicado. Ramiro Domínguez (Ciudadanos) ha destacado que “los topillos, cuando tienen una buena situación climatológica, se desarrollan de una manera brutal”. “Cuando llegan situaciones de excesivo roedor hay que recurrir a medidas fitosanitarias”, ha añadido, porque “cuando viene una plaga no hay depredador posible que pueda pararla”.

 

Por parte de Podemos, Nacho Escartín ha señalado que “el anticoagulante de los productos fitosanitarios se tuvo que retirar porque causaba daños en la fauna auxiliar y podría pasar al ser humano”, al tiempo que ha instado a los parlamentarios a valorar que “el ganado se coma la cubierta vegetal” o “se introduzcan depredadores naturales, como la lechuza común”. El diputado de CHA, Joaquín Palacín, ha afirmado que “los daños que producen los topillos ponen en riesgo la continuidad de los cultivos”, pero “el Gobierno lleva meses trabajando y teniendo reuniones para buscar otras medidas que puedan resolver este problema”.

 

En representación de Vox, Santiago Morón ha incidido en que “el cultivo de la alfalfa emplea a miles de personas y tiene gran importancia en nuestras explotaciones agrarias”, al tiempo que ha recordado que esta iniciativa “nos informa de la existencia de una plaga concreta de roedores que amenaza la rentabilidad de los cultivos”. Esther Peirat (PAR) ha adelantado su voto contrario a la iniciativa porque “entendemos que el Gobierno de Aragón trabaja de manera fehaciente en este sentido” y “se han llevado a cabo actuaciones con el objetivo de asegurar la eficacia de alternativas de control”. Por último, el diputado de IU, Álvaro Sanz, ha manifestado compartir “el papel que desempeña la alfalfa en el ámbito de nuestro sector”, pero “el debate fundamental radica en la dimensión del problema y en las soluciones que plantean” porque “no sabemos si recurrir a venenos o productos químicos es la mejor forma para atajar la cuestión”.

 

ACTUACIONES DE CONSERVACIÓN DEL CAUCE DEL EBRO

 

Asimismo, ha sido rechazada, con los votos en contra del cuatripartito e IU, una iniciativa de Vox dirigida a llevar a cabo actuaciones de conservación del cauce del Ebro. En su defensa, Santiago Morón ha reclamado “un plan de mantenimiento, conservación y mejora del cauce del río Ebro” porque “desde 1980 las pérdidas en la cuenca ascenderían a más de mil millones de euros, unos veinticinco millones de euros al año”. En este sentido, ha explicado, “consideramos que se deben abordar soluciones a largo plazo y escuchando a todos los agentes implicados”.

 

La voz del PSOE en la Comisión la ha puesto la diputada Carmen Soler, quien ha hecho hincapié en que “el Gobierno comenzó a actuar en esta cuestión ya en la legislatura anterior”. “Se han llevado a cabo estudios de detalle del riesgo de inundación y un proceso participativo, considerando aportaciones para reducir la vulnerabilidad de determinadas zonas ante inundaciones”, ha asegurado. El parlamentario popular Ramón Celma ha incidido en que “más del sesenta por ciento del PIB de la zona vive de la agricultura y es muy importante que este tipo de iniciativas se puedan impulsar”. Asimismo, ha asegurado que “las tierras se están depreciando y lo que se necesita es voluntad política”.

 

El portavoz sectorial de Ciudadanos, Ramiro Domínguez, ha recordado que “desde que entramos en las Cortes hemos presentado varias iniciativas para intentar minimizar estas riadas que están llegando cada vez más habitualmente”. “Hay zonas en las que, si no se drena el cauce, vamos a tener problemas”, ha defendido. Desde Podemos, Nacho Escartín ha recordado que “el Gobierno ha hecho actuaciones concretas en localidades como Pina de Ebro o Boquiñeni para restaurar el panorama, siempre con la participación de los municipios”, en aras de “intentar que en las futuras riadas haya menos consecuencias”.

 

Joaquín Palacín (CHA) ha asegurado que comparte “muchas de las cosas que trae esta iniciativa” y ha recordado que “se han aprobado diversas medidas que buscan mejorar la situación del cauce del Ebro” porque sus crecidas “afectan  a la gente que viven en la ribera”. En representación del PAR, Esther Peirat ha reconocido que “el Gobierno viene adoptando una serie de medias y actuaciones en esta materia, como el programa de medidas urgentes para reducir el riesgo de inundación en la ribera media del Ebro”. Desde IU, Álvaro Sanz ha manifestado estar de acuerdo “en la necesidad de conservar los cauces de los ríos”, pero “la propuesta parte de afirmaciones que no compartimos, como que los daños se deban solo a una falta de mantenimiento”.

Notas de prensa relacionadas: