Actualidad

Nota de prensa

Alfonso Peña asegura que “el nivel de contratados temporales” en la Universidad de Zaragoza representa más del noventa por ciento del total

Alfonso Peña asegura que “el nivel de contratados temporales” en la Universidad de Zaragoza representa más del noventa por ciento del total
El presidente de la Cámara de Cuentas, en su comparecencia esta mañana ante la Ponencia de Relaciones con la Cámara de Cuentas, ha explicado, además, que “hay incumplimientos de norma” y que “sigue habiendo cuatro funcionarios en la unidad de control interno”

El presidente de la Cámara de Cuentas, Alfonso Peña, en su comparecencia esta mañana ante la Ponencia de Relaciones con la Cámara de Cuentas para presentar el informe de fiscalización de la Universidad de Zaragoza, correspondiente al ejercicio 2018, ha señalado que en personal docente e investigador “el nivel de contratados temporales representa el noventa y uno por ciento del total”. “Desde el 2011 esta tendencia no ha parado y los contratos temporales han crecido un cuarenta por ciento”, ha añadido.

 

En este sentido, Peña ha incidido en que “el personal es el principal elemento del funcionamiento de la Universidad de Zaragoza”. “En los últimos diez años el personal ha crecido, aproximadamente un diez por ciento, pero desde 2011 el personal docente funcionario ha disminuido un doce por ciento, con cerca de mil quinientas personas, mientras que el personal docente laboral se ha incrementado en un veinticinco por ciento, con dos mil doscientas personas”, ha detallado.

 

De igual forma, el presidente de la Cámara de Cuentas ha recordado que la principal fuente de financiación de la institución procede de “las transferencias que recibe de la Comunidad autónoma, que en 2018 alcanzaron los ciento ochenta y ocho millones de euros por todos los conceptos” y supuso “un incremento de más del cinco por ciento con respecto a las transferencias que se habían hecho el año anterior”.

 

Asimismo, Peña ha recalcado que “hay incumplimientos de norma”, pese a que “es una universidad que ocupa una posición de liderazgo en materia de contabilidad y gestión pública”. Y, ha apuntado que “la institución pública y las empresas de proyectos de investigación que aportan recursos tienen que tener una correcta contabilidad y seguimiento”.

 

En última instancia, con respecto a la unidad de control interno, Alfonso Peña ha reconocido que “hace diez años detectamos el problema” y, actualmente, “sigue habiendo cuatro funcionarios”. Entre las soluciones, ha manifestado Peña, estaría “hacer depender la unidad de control interno del Consejo social” o “dotarla de un estatuto parecido al que tienen las intervenciones generales de nuestras administraciones públicas”, con “autonomía funcional y plena independencia respecto a las autoridades”.

 

El parlamentario socialista Óscar Galeano ha explicado que “en un momento como el actual en el que estamos sujetos a endeudamiento y a una crisis social y económica, la importancia de revitalizar los recursos públicos en un ámbito como el universitario tiene un papel fundamental para aportar conocimiento”. Cristina Sainz (PP) ha explicado que “el trabajo logra una rigurosa base informativa de la Universidad”, pero “leer el informe produce bastante frustración porque volvemos a ver los mismos problemas que hemos visto año tras año” y “se tienen que corregir todavía muchísimas cuestiones”.

 

José Luis Saz (Ciudadanos) ha incidido en que “la Universidad no es un ente cualquiera, es una vanguardia en el mundo intelectual y un lugar donde se forma en la excelencia a profesionales que luego salen a la sociedad civil” y, en este sentido, ha afirmado que “se cometen una serie de borrones contables que manchan el prestigio de la institución”. Por parte de Podemos, Erika Sanz ha puntualizado que “las incorrecciones son muy similares a las que nos hemos encontrado en años anteriores, sobre todo en materia de contabilidad y registro contable de patentes”, y ha defendido que “tiene que haber un control más específico sobre la gestión de los ingresos de colegios mayores y residencias universitarias”.

 

Desde CHA, Isabel Lasobras ha reconocido la labor de una “institución que, con su trabajo, nos permite y nos permitirá un mejor futuro para Aragón”. De igual forma, ha agradecido la labor de la Cámara de Cuentas que “sirve para fortalecer nuestra identidad y mejorar nuestra capacidad de gobierno propio”. Marta Fernández (Vox) ha agradecido el informe y su minuciosidad, y ha mostrado preocupación ante la “limitación al alcance porque impide calcular adecuadamente el superávit o el déficit”, así como el “alto número de interinos y personal laboral”.

 

Jesús Guerrero (PAR) ha preguntado si “la unidad de control interno sigue teniendo cuatro funcionarios”, al tiempo que ha declarado no saber “si el control económico financiero de un ente que aglutina a más de cinco mil personas se puede llevar a cabo de una forma eficiente con ese personal”. Desde IU, Álvaro Sanz, ha manifestado que “es positivo que la Universidad de Zaragoza plantee una situación financiera saneada, gracias, en parte, al aumento del cinco por ciento de la financiación del Gobierno de Aragón para poder mejorar su situación”.

Notas de prensa relacionadas: