Actualidad

Nota de prensa

Los centros de entrenamiento personal en Aragón reclaman “dejar de ser invisibles” y contar con un “CNAE propio”

Los centros de entrenamiento personal en Aragón reclaman “dejar de ser invisibles” y contar con un “CNAE propio”
El portavoz de los representantes de centros de entrenamiento personal en Aragón, Carlos Casado, ha reclamado, en su intervención ante la Comisión de Comparecencias Ciudadanas, a su vez, la “reducción del IVA del veintiuno al diez por ciento” en este tipo de servicios para “hacer un poco más accesible nuestra actividad”

El portavoz de los representantes de centros de entrenamiento personal en Aragón, Carlos Casado, ha denunciado, durante su comparecencia ante la Comisión de Comparecencias Ciudadanas de la Cámara autonómica, que los centros de entrenamiento “no son gimnasios ni salas de pilates”, no cuentan con “epígrafes ni CNAE propio” y, como consecuencia de las restricciones impuestas como consecuencia de la COVID-19, tuvieron que permanecer “totalmente cerrados durante el mes de noviembre”. “Lo hemos pasado mal económicamente y nos merecemos dejar de ser invisibles”, ha asegurado.

 

Casado, al comienzo de su intervención, ha aclarado que los centros de entrenamiento personal “pueden tener una superficie de entre cuarenta y ciento cincuenta metros cuadrados, son bastante pequeños y normalmente tienen una única sala”. “Se trata de espacios en los que entrenamos a los clientes de una manera personalizada, aunque también ofrecemos servicios en parejas de convivientes o en grupos que no superan las seis personas”, ha añadido, y ha incidido en que “cada vez acuden más personas mayores de sesenta y cinco años para mejorar su movilidad y calidad de vida”.

 

En cuanto a las medidas impuestas con motivo de la pandemia, el representante y propietario de un centro de entrenamiento personal ha asegurado que “las sesiones se reservan mediante cita previa, es obligatorio el uso de mascarilla y el uso individual de material”. Y, sin embargo, “durante el mes de noviembre nos vimos obligados a cerrar durante cuarenta días”, ha expuesto Casado.

 

“Lo hemos pasado mal, pero lo más relevante es que se le ha privado a nuestros clientes de su dosis de ejercicio físico que, en algún caso, es vital”, ha reconocido el compareciente, ya que “trabajamos con gente con artritis, artrosis, obesidad, hipertensión, fibromialgia, estrés ansiedad o diversas prótesis”. Además, ha recalcado que “cada día se publican estudios que demuestran que realizar ejercicio físico disminuye el riesgo de contraer la COVID-19 o sus síntomas”.

 

De esta manera, Casado ha solicitado a los parlamentarios que “nos ayuden a trasladar al Gobierno central las cuestiones que excedan del ámbito autonómico” y que, “ante cualquier nueva situación adversa a nivel de contagios, se tengan en cuenta las características de nuestra actividad y se nos considere como una actividad esencial”. Asimismo, ha reclamado la “reducción del IVA del veintiuno al diez por ciento” en aras de “aminorar el agravio comparativo que existe” y “hacer un poco más accesible nuestra actividad al usuario”.

 

Carmen Sahún (PSOE) se ha dirigido a Casado y ha explicado que “su colectivo, que está constituido por titulados universitarios superiores, pone a disposición de sus clientes tecnología, recursos y conocimiento de forma cualificada”, y ha prometido que “daremos traslado de la solicitud a las diferentes consejerías implicadas”. José Antonio Lagüéns (PP) ha declarado que “hubiera sido revelador conocer con anterioridad su situación porque existe interés, comprensión y queda mucho trabajo por hacer”. Además, ha asegurado que “incorporar un CNAE es algo que, en un decreto ley, se podría haber hecho de forma rápida y urgente”.

 

Susana Gaspar (Ciudadanos) ha agradecido al compareciente “la explicación de su función y de su actividad porque es diferente a la de los centros deportivos o la salas de pilates”, “son los invisibilizados” y “realmente tienen una actividad dirigida y centrada en la salud” que “da una atención personalizada a cada uno de los usuarios que acuden a los centros”. Nacho Escartín (Podemos) ha recordado que “desgraciadamente la gente que está en una situación de vulnerabilidad está lejos de tener una vida con certezas y con tranquilidad, y eso son factores de riesgo”. “No todo el mundo va a estos centros a mejorar su estética, sino que muchas veces van con enfermedades muy graves”, ha añadido.

 

Joaquín Palacín (CHA) ha manifestado que “estamos hablando de un sector muy concreto” y “nosotros nos comprometimos a trasladar a todas las administraciones competentes las peticiones que ha puesto encima de la mesa”. “Compartimos que la actividad deportiva contribuye al desarrollo de prácticas saludables”, ha apuntado. Marta Fernández (Vox) ha asegurado no tener “ninguna duda de lo que es un centro de entrenamiento personal, pero nos incomoda la comparación con los gimnasios al uso”, porque “es una actividad que está centrada, sobre todo, en la salud en general”. Esther Peirat (PAR) ha reconocido que “no llega a entenderse correctamente la labor que realizan” y “es evidente que las medidas de restricción por la COVID-19 que se les aplicaron no se correspondían con la realidad existente”.

Notas de prensa relacionadas: