Actualidad

Nota de prensa

Xesús Fraga, la virtud de la cotidianeidad

Xesús Fraga, la virtud de la cotidianeidad
El periodista ha profundizado en su última obra ‘Virtudes y misterios’ y en el género de la biografía familiar en una nueva edición del ciclo ‘Conversaciones en la Aljafería’, en el que ha participado junto a los también periodistas Miguel Mena e Ignacio Martínez de Pisón

“Estamos acostumbrado a leer las biografías de grandes personajes, pero en las vidas anónimas también hay bastantes virtudes y descubrimientos”, ha sentenciado el periodista gallego Xesús Fraga al inicio de la conversación que ha protagonizado esta tarde en el ciclo ‘Conversaciones en la Aljafería’ junto a los también periodistas Miguel Mena e Ignacio Martínez de Pisón, a raíz de su obra ‘Virtudes y Misterios’, que ha sido galardonada con el Premio Nacional de Narrativa 2021.

El propio título de la obra, tal y como ha explicado el autor, alude directamente al nombre de su abuela, que se llamaba Virtudes, aunque en Inglaterra, lugar al que se vio obligada a emigrar, la llamaban Beth. “En ella coexistían ambas dualidades y era algo que me atraía, pues la identidad secreta es algo que es un valor que llevamos dentro y hay que saber aprovechar”, ha apuntado Fraga.

En cuanto a las referencias, el periodista ha hecho énfasis en la “vocación de lo doméstico y de la desnudez del ámbito familiar”, así como en su determinación de “contar el impacto de la inmigración de una familia, pero no desde el concepto del hombre hecho a sí mismo, sino en la repercusión de este fenómeno en la forma de vivir, de vestir o de comer”. Y, en este sentido, la obra bebe de las letras de Daniel Gascón en ‘Entresuelo’, de Claudia Piñeiro en ‘Un comunista en calzoncillos’ o de Héctor Abad en ‘El olvido que seremos’.

Xesús Fraga en ‘Virtudes y Misterios’ profundiza en la inmigración en los años 60 encarnada en las figuras de su madre y su abuela, pero también en el cambio generacional. “Mi madre siempre quiso ser maestra, pero no había forma de costearle el transporte, la comida, una pensión… y se tuvo que poner a trabajar, hasta que llega a Inglaterra y descubre los museos, las bibliotecas, las salas de conciertos y abraza esa ansia que tenía de cultura”, ha declarado, mientras que a su abuela “la inmigración le permitió colmar a la familia de sus necesidades familiares”.  

En última instancia, el periodista ha ahondado en la traducción, a la que ha definido como “la lectura más demorada que puedes hacer de un texto”. “Cuando traduces un libro que es tuyo, al final acabas odiándote a ti”, ha defendido, pero decidió arriesgarse y traducir su libro al gallego porque “la distancia acaba produciéndote un efecto beneficioso”, como cuando “te regalan un reloj, lo desmontas y tienes que ensamblar todas las piezas para que siga dando la hora, pero para una latitud distinta”. “La traducción te permite ver el libro de otra forma y mejorar el original”, ha confesado, pero “el periodismo te da esa gimnasia” para que “cada frase transmita una emoción”.

Notas de prensa relacionadas: