Actualidad

Nota de prensa

La consejera Carmen Susín denuncia que “solo setecientos aragoneses” se van a beneficiar del Programa de Ayuda Alimentaria

La consejera Carmen Susín denuncia que “solo setecientos aragoneses” se van a beneficiar del Programa de Ayuda Alimentaria
La responsable de Bienestar Social y Familia, Carmen Susín, en su comparecencia ante el órgano sectorial de la Cámara autonómica, ha detallado, además, que “la selección de los beneficiarios y la derivación a Cruz Roja será responsabilidad de las comunidades autónomas”

La consejera de Bienestar Social y Familia, Carmen Susín, en su segunda comparecencia esta mañana ante el órgano sectorial de las Cortes, ha denunciado que “el Gobierno de Aragón todavía no tiene toda la información sobre cómo se tiene que implantar el Programa de Ayuda Alimentaria” y que “solo setecientos aragoneses se van a beneficiar de él, dejando fuera a familias con hijos mayores de 16 años, a personas solas o a otras en situación de vulnerabilidad”. Además, según sus palabras de esta mañana, “no sabemos si las personas migrantes entran en él”.

 

De igual forma, Susín ha recordado que en 2023 se destinó a este programa cerca de “un millón novecientos mil euros”, mientras que en 2024 se ha asignado “un millón ciento veintisiete mil euros”. También ha aclarado que “la selección de los beneficiarios, su situación y la derivación a Cruz Roja, que será responsabilidad de las comunidades autónomas, se aclaró la semana pasada”.

 

“Se ha diseñado un modelo de documento único, que ha cambiado varias veces, y el Gobierno de España dice que se puede poner en marcha desde el 1 de mayo, pero lo cierto es que hasta el viernes pasado no tuvimos alguna contestación a dudas técnicas y el documento de derivación”, ha detallado.

 

La responsable de Bienestar Social y Familia ha explicado también que “Aragón trabaja con tres supermercados, Alcampo, Carrefour y Eroski”, que “para que las familias con vulnerabilidad extrema puedan adherirse al programa deben tener unos ingresos inferiores al cuarenta por ciento de la mediana de la renta” y que “quedan excluidas las personas que perciben el IMV o cualquier otro ingreso de inserción”.

 

Por último, Susín ha asegurado que “el nuevo modelo implica que la emisión de tarjetas se hace directamente desde la Administración General del Estado y se da tiempo a las comunidades para desarrollar sus sistemas propios”, aunque, “hasta diciembre de este año se propone contar con la colaboración de Cruz Roja”. 

 

Silvia Casas, diputada del Partido Popular, ha apuntado que “el Gobierno de España debe aceptar que la gestión de este programa no se ha hecho bien, pues serán miles de aragoneses los que se quedarán fuera por no cumplir los requisitos, gracias a la improvisación de Sánchez”. Asimismo, ha advertido que “serán ahora los consejeros del PP en los territorios gobernados quienes se dediquen a trabajar y no a meditar” y ha recordado que “nos toca solucionar problemas donde se ha improvisado con un tema tan sensible como este”. 

 

La socialista Pilimar Zamora ha referido que “el impulso de estas tarjetas es un cambio de modelo que supone otra gestión decidida por el Consejo Interterritorial y no impuesto por la Administración General”. La parlamentaria ha defendido que este nuevo programa “supone un salto en dignidad, más universal y que evita la estigmatización social de muchas familias, impidiendo que nadie se quede fuere”. Zamora ha subrayado que “la ayuda no es suficiente, pero es mayor de la que ese venía dando hasta ahora y que complementará los recursos que ya tenían”.  

 

David Arranz, de Vox, ha indicado que “estamos mejor que en Andalucía o Canarias, y peor que el País Vasco o Navarra”, y ha aludido a que “el socialismo saca pecho por el escudo social que han llevado adelante, siendo mejor repartir miseria y subsidios”. Arranz ha expresado que “parece sobrar dinero en España, sin embargo, sí que hay presupuesto para el Ministerio de Igualdad o para atender a la inmigración masiva e ilegal”. 

 

Por parte de Chunta Aragonesista, Isabel Lasobras ha condenado que “esto no puede continuar siendo un problema invisible”. Lasobras ha celebrado que “este modelo de tarjetas se haya aprobado de forma unánime entre todos, así como la normalización de los alimentos básicos”. No obstante, la parlamentaria ha abogado por “esperar para saber si será eficiente o no, los criterios de identificación de las familias, o la edad”.  

 

María Pilar Buj (Aragón-Teruel Existe) ha subrayado que en Aragón “son muchas las personas que tienen una alimentación muy deficiente, solo deberíamos pasar anónimamente por las filas de los comedores, y entenderíamos el grado de angustia que están viviendo, su vida se mueve en una pelea constante”. Buj ha instado a “ayudar a estas familias de una vez por todas”. 

Notas de prensa relacionadas: