Actualidad

Nota de prensa

La Asociación de Empresas de Artes Escénicas critica en la Comisión de Peticiones Ciudadanas “las políticas que perjudican al sector” y la falta de diálogo con el Gobierno

La Asociación de Empresas de Artes Escénicas critica en la Comisión de Peticiones Ciudadanas “las políticas que perjudican al sector” y la falta de diálogo con el Gobierno
La presidenta de ARES, María López, ha detallado esta mañana ante los parlamentarios autonómicos la difícil situación actual que atraviesa el sector cultural de las artes escénicas, y que se agravará a su juicio con la subida del IVA

Zaragoza, 02/10/2012.- Los representantes de la Asociación de empresas de Artes Escénicas (ARES) han expuesto esta mañana a petición propia ante la Comisión de Comparecencias y Peticiones Ciudadanas de las Cortes de Aragón “la problemática del sector en Aragón, su desarrollo y crecimiento en los últimos años como sector empresarial y exponer cómo la situación actual y las decisiones políticas tomadas este último año están afectando gravemente a nuestras empresas”.

La presidenta de ARES, María López Teatro, ha remarcado que la asociación la conforman “empresarios que arriesgamos nuestro patrimonio, generamos empleo y creamos riqueza para nuestra sociedad”, por lo que ha asegurado no entender “que la Dirección General siga para con nosotros un trato tan inmaduro, irreflexivo, dominado por el capricho y con una falta de respeto a nuestro trabajo”.

López, que ha estado acompañada en su intervención por otros dos miembros de la asociación, Raquel Anadón y Joaquín Murillo, ha recordado con datos que “la producción de artes escénicas está en manos privadas pero la compra y exhibición en manos públicas” y “la Administración, como propietaria de espacios escénicos, ha hecho un gran esfuerzo en los últimos treinta años en el ámbito cultural”. Pero del mismo modo ha recordado que el sector genera más de medio millar de empleos en Aragón y ha recibido en el último año 650.000 euros en ayudas, “que se ven revertidas en las arcas públicas y multiplicadas por diez en impuestos y retribuciones por contrataciones”, ha asegurado López.

La realidad actual, ha indicado la presidenta de ARES, es que “ha caído un 50% la compra de espectáculos por parte de la Administración, pero se ha mantenido el cliente y el consumo de las artes escénicas, a pesar de que el IVA es el más caro de toda Europa, y estamos a la espera de valorar su impacto. No obstante lo cierto es que sabemos que perderemos el 16% de nuestros ingresos”.

“Las instituciones públicas, en general, suelen adolecer de falta de visión del potencial del sector”, ha apuntado López, para quien “la visión miope y provinciana ha llevado a destinar presupuestos siempre inferiores a la actividad que las empresas estaban realizando y con cierta actitud paternalista. No han ayudado mucho los salvajes recortes desde 2009 que han reducido los presupuestos en Cultura en un 80%”.

Con todo ello, María López ha expuesto las propuestas de su asociación como mantener y fomentar las redes escénicas creadas en los últimos años; mantener la Muestra de Artes Escénicas y de Música de Alcañiz; apostar por los créditos a bajo coste; o coordinar las políticas de cultura, turismo, industria y educación. Sin embargo, la presidenta de ARES ha contrapuesto la realidad actual: “Ha desaparecido la feria de Alcañiz; se ha endurecido la convocatoria de ayudas, y se ha convocado la mesa de resolución de las ayudas mencionadas sin participación de ninguno de los representante de ARES, como así se había considerado; han desparecido los convenios plurianual; y se asiste a un ninguneo de Cultura a nuestras peticiones de nuevos encuentros y citas con los responsables políticos”.

En el turno de intervención de los grupos parlamentarios, Ramón Celma (PP) ha asegurado que “compartimos la importancia de la Cultura, si bien en las circunstancias actuales diferimos en el cómo, porque las necesidades son muchas y los recursos son escasos”, “de hecho, es significativo que la mayoría de las ayudas destinadas a Cultura sean finalmente para el sector de las artes escénicas”. A juicio de Celma, los actuales gestores deben apostar por dar prioridad a los servicios ciudadanos básicos y se ejerce “un liderazgo responsable”.

Desde el G. P. Socialista, María Victoria Broto ha manifestado que “hay que intentar cambiar el abandono de la Cultura por parte de las instituciones”, porque no se puede perder  “todo lo evolucionado en los últimos años respecto al usuario de la Cultura y a la creación de empresas generadoras de riqueza, porque la cultura es creatividad, instrumento de desarrollo y potente factor de competitividad”, por lo que “el ninguneo de la cultura supone una falta de política cultural clara”.

 

 

Para Manuel Blasco (PAR) hay que partir de la idea de que “la cultura no se puede medir en términos materiales, porque tiene una parte inmaterial que no se puede medir ni podemos permitir que se pierda”. “No se puede perder la posibilidad de los ciudadanos de acceder cada vez más a la cultura, porque es un valor inmaterial que se pierde y es difícil de recuperar después”, ha remarcado Blasco. El portavoz del PAR ha mostrado interés por las propuestas de ARES y no ha ocultado su preocupación por la falta de diálogo con la Administración y por los criterios objetivos que se aplican en Cultura, así como por  la subida del IVA.

Desde CHA, Nieves Ibeas ha lamentado que “la cultura es cada vez menos accesible, a todos los niveles, y es lamentable que sea tan caro acudir al cine o al teatro”. “Queda cierta sensación de incomprensión de la cultura y el sector” por parte de los gestores actuales, ha asegurado Ibeas, para quien “ningunear al sector cultural es un error mezquino, al igual que despreciar la riqueza que genera”, del mismo modo que ha criticado “que se echen para atrás las propuestas que piden una planificación, porque hay que pensar cómo evolucionar”.

Por último, Patricia Luquin (IU) ha recordado que “se ve con los datos y cifras que no estamos hablando de gente que vive de las subvenciones, como muchos intentan hacernos creer, porque hablamos de un sector rentable social y económicamente”. Para Luquin, “los poderes públicos deben promover y tutelar el acceso a la cultura de todos los ciudadanos” y “es inexplicable que un producto cultural tenga el mismo tipo impositivo de IVA que un artículo de lujo”.

Notas de prensa relacionadas: