Actualidad

Nota de prensa

José Manuel Pérez Latorre, el hombre que creía en la ciudad

José Manuel Pérez Latorre, el hombre que creía en la ciudad
Este arquitecto Zaragozano ha sido el protagonista esta tarde del ciclo de conferencias ‘Conversaciones en la Aljafería’, que promueve el Servicio Gestor de las Cortes, y en el que ha estado acompañado del escritor y periodista Miguel Mena y del catedrático emérito de Historia del Arte, Manuel García Guatas

Zaragoza, 21/09/2016.- “Siempre he creído en la ciudad”, ha asegurado con rotundidad esta tarde en el Palacio de la Aljafería uno de los arquitectos más significativos de la ciudad de Zaragoza durante el último cuarto del siglo XX, José Manuel Pérez Latorre (Zaragoza, 1947). El responsable del Auditorio, la plaza de la Seo, el IAACC Pablo Serrano o el Pabellón de Aragón en la Expo de Sevilla 92’ ha sido el artista protagonista de esta nueva cita del ciclo cultural ‘Conversaciones en la Aljafería’ y,  en esta ocasión, los dos entrevistadores encargados de conducir las reflexiones del invitado han sido el escritor y periodista Miguel Mena y el catedrático emérito de Historia del Arte Manuel García Guatas.

Según Pérez Latorre, “lo importante no es el arquitecto, su nombre, sino la obra”, y esa es la razón por la que ha desarrollado su carrera en la capital aragonesa. “Espero que esta idea no quede como soberbia, sino que se entienda como un ejercicio de humildad, porque la constancia que queda en el tiempo son los edificios. Esa es la principal razón por la que me quedé aquí para desarrollar mi carrera, para continuar construyendo ciudad”. Utilizando un ejemplo para enriquecer esta idea, el artista se ha remontado al traslado del pabellón de Aragón a Zaragoza, tras la celebración de la Expo de Sevilla. “Cuando se propuso instalarlo en la orilla izquierda pensé que era una oportunidad para la orilla izquierda del Ebro, porque era necesario monumentalizar el otro lado de la ciudad”, ha explicado.

Entre sus confesiones, se ha definido como un artista que no cree en el estilo porque lo considera “un ejercicio de soberbia”. Por este motivo, cuando trabaja, lo hace pensando en el lugar en el que se erige el edificio. “Del espacio, depende el 90%” en sus proyectos. Poniendo de nuevo un ejemplo, ha explicado que, “el Hotel Reino de Aragón, había que conjugarlo con el Coso, y elegí la época de la Secesión”.

A la hora de elegir su elemento fundamental de la arquitectura, Pérez Latorre ha sido rotundo y tajante al señalar la textura como el más importante. “La arquitectura contemporánea, frente a la clásica, se basa en la precisión de la línea y la calidad del material” y, por ello, “lo que dignifica la arquitectura moderna es la textura. La elección de la textura es el elemento fundamental para la significación de la arquitectura y tiene que ser un material que dignifique el lugar”. En este momento, se ha referido al prisma de la plaza de la SEO. “Sé que es la más denostada de mis labores, pero es la que más me gusta”, debido al material utilizado.

Por último, el invitado de ‘Conversaciones en la Aljafería’ ha reconocido que “he sido un afortunado por los proyectos que he creado en esta ciudad, pero me hubiese hecho mucha ilusión haber ganado el concurso para reformar el entorno de la Romareda, y me produjo mucho dolor que no se eligiera mi proyecto, porque creo que es el más bonito que he hecho”. Además, se ha mostrado muy crítico con algunos de los edificios emblemáticos de la Expo de Zaragoza. Se ha preguntado “quién será el inteligente que va a poder hacer algo” con la Torre del Agua, y, respecto al Pabellón Puente, ha asegurado que “está mal colocado” porque “la función principal de un puente es ser una unión de caminos”.

Notas de prensa relacionadas: