Actualidad

Nota de prensa

El director general de Alimentación achaca al “desinterés” de los ganaderos y al “descontrol” del propietario de La Rebomba el freno a la raza autóctona del Ebro

El director general de Alimentación achaca al “desinterés” de los ganaderos y al “descontrol” del propietario de La Rebomba el freno a la raza autóctona del Ebro
Enrique Novales, director general de Alimentación y Fomento Agroalimentario, ha defendido su gestión en el proceso de reconocimiento de la casta brava del Ebro durante su comparecencia en la Comisión de Desarrollo Rural y Sostenibilidad a petición del PP

Zaragoza, 26/02/2019.- El director general de Alimentación y Fomento Agroalimentario, Enrique Novales, compareciente esta tarde en sede parlamentaria, ha achacado a la “falta de interés” de los ganaderos del valle del Ebro el motivo que hay detrás de la paralización en el proceso de reconocimiento de la casta brava del Ebro como autóctona de Aragón y a la situación de “descontrol” en la que mantiene su propietario a la ganadería La Rebomba.

Novales ha acudido a la Comisión de Desarrollo Rural y Sostenibilidad para informar, a petición del PP, sobre el reconocimiento como autóctona de la mencionada casta, una labor para la que ha explicado que la normativa exige como “condición indispensable” la constitución de una asociación, un requisito burocrático que ha desinflado el impulso dado por su Dirección General con la celebración de varias reuniones y el apoyo de la cátedra de genética de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza, encargada de los análisis y que, según Novales, llegó a tomar una muestra de sangre en La Rebomba. “Nuestro propósito era matar dos pájaros de un tiro organizando la raza autóctona y poniendo orden en La Rebomba, pero si el sector no nos sigue, no podemos hacer nada”, ha lamentado. 

Durante este periodo de indecisión, los ganaderos navarros se han adelantado impulsando la “casta navarra” que, en opinión de Novales, no es tal porque “prácticamente no presenta diferencias” con la casta del Ebro. “Tenemos la analítica de La Rebomba hecha y esta situación, desde luego, no se debe a la ineficacia de la Administración, sino a la falta total de colaboración del ganadero propietario”. El director general ha explicado que intentaron actuar en el saneamiento y la identificación de los animales, pero se toparon con la “desorganización” propia del sector de la lidia. “Son explotaciones folclóricas cuyos ingresos salen de tres meses de actuación”, ha descrito.  

Desde crotales duplicados, a la ausencia del pertinente libro de explotación “que le hemos hecho tres veces”, hasta la falta de control en la cifra de animales son las carencias que Novales ha puesto como ejemplo para explicar en qué estado se encuentra La Rebomba,  “seguramente la raza más pura de todas genéticamente hablando”, según el director general. “De 387 animales que figuraban en el registro sólo encontramos 255, doscientos ocho de ellos fueron identificados y sesenta lo hicieron con diversas incidencias”, ha explicado. La situación de la Rebomba, ya judicializada, se ha visto agravada por el traslado consentido de la ganadería a una finca “problemática” en Alfajarín, lo que le ha conllevado al ganadero “muchas demandas”. Hasta el punto, según ha explicado Novales, de tener que afrontar el sacrificio de los animales, algo que no se podrá evitar destinando los animales a la cadena alimentaria por “la falta de identificación y de trazabilidad” de estos.

Ramón Celma, encargado de debatir con el director general en esta comparecencia solicitada por su formación, ha preguntado por el “motivo y fundamento” del, según sus palabras, “desinterés” mostrado por el Gobierno en este asunto. “Pedimos que se reconozca la casta brava del Ebro haciendo lo mismo que hizo el Gobierno foral de Navarra o incluyéndola en el Decreto. Le planteamos un proyecto con el que puede hacer cosas atractivas con el ganado de nuestra tierra”, ha reclamado este diputado.

El socialista Darío Villagrasa ha considerado que la comparecencia “se podía haber sustanciado con una petición de información” pero "Celma ha querido traer aquí a plaza pública su apoyo a la tauromaquia y las razas autóctonas”. “Ha venido a hablar de su libro”, ha criticado. En opinión del portavoz del PSOE, “se han pedido responsabilidades que no le corresponden”. “Reconocemos su trabajo y el compromiso de este Departamento con la ganadería y la protección de las razas autóctonas en Aragón”, ha reivindicado.

La diputada de Podemos Marta de Santos ha pedido separar los “dos conceptos importantes de la comparecencia”. En primer lugar, el “tema administrativo de una explotación en concreto” y “el bienestar y vidas dignas de los animales que no son los culpables de tener ese dueño”. “Nos parece bárbaro el sacrificio”, ha considerado. Por el otro lado, la protección de la raza tiene, para De Santos, “un apoyo unánime”. “Desde el principio, hemos impulsado medidas para las razas autóctonas”, ha recordado.

Desde el PAR, Berta Zapater ha recordado que “el tema de las razas propias de Aragón es una de las banderas” de su formación. “Hemos enmendado año sí y año también los presupuestos para su protección. Por desgracia, todavía no se ha reconocido el ganado bravo pese a tener demostrada su procedencia y contar con los mejores ejemplares”, ha lamentado esta portavoz. Para ella, “para recibir ayudas nacionales es necesaria la declaración”.

Por parte de Ciudadanos, Ramiro Domínguez ha defendido que “la casta navarra es prácticamente la misma y se nos han adelantado”. “Podíamos haber estado más ávidos. Sería algo bueno para Aragón crear una nueva casta y sería mejor que incluirla en otras”, ha apostado esta portavoz. En relación a la ganadería La Rebomba, ha considerado “complicadísima” la situación. “Esta ganadería tiene infinidad de vacas con un valor genética muy importante. El ganadero tiene su parte de culpa”, ha lamentado.

Notas de prensa relacionadas: