Actualidad

Nota de prensa

Margarita Salas: “Quizá las claves del cerebro no van a ser tan difíciles de descubrir como uno puede suponer”

Margarita Salas: “Quizá las claves del cerebro no van a ser tan difíciles de descubrir como uno puede suponer”
La investigadora española, especializada en bioquímica y con varios reconocimientos internacionales, ha protagonizado esta tarde el ciclo ‘Conversaciones en la Aljafería’ acompañada de la periodista Carmen Serrano y la catedrática de Genética Pilar Zaragoza

Zaragoza, 15/04/15.- “El genoma humano parecía muy complicado, pero cuando se descubrió resultó ser bastante sencillo. Quizá las claves del cerebro no van a ser tan difíciles de descubrir como uno puede suponer”. Con estas palabras ha vaticinado la investigadora asturiana Margarita Salas el futuro científico del siglo XXI, una profesional del estudio genético que esta tarde ha traído al Palacio de la Aljafería las claves principales alrededor del ADN, los fagocitos y el trabajo de laboratorio.

La periodista Carmen Serrano, redactora especializada en el ámbito de la ciencia y la tecnología, y la catedrática de Genética Pilar Zaragoza han sido las profesionales que han acompañado a Salas en su paso por la sede monumental de las Cortes de Aragón. A lo largo de su trayectoria profesional, la investigadora asturiana ha recibido diferentes reconocimientos, como la Medalla al Mérito del Trabajo, el nombramiento por parte de la UNESCO como ‘Investigadora europea’ en 1999 o convertirse en la primera mujer española miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Precisamente en este país, en la ciudad de Nueva York, fue donde Salas coincidió con uno de los grandes de la investigación en España, Severo Ochoa. Un recuerdo, en forma de estancia en su laboratorio, “fantástico”. “Era enormemente riguroso. Todos los días pasaba por el laboratorio para conocer los avances, los planes y los controles”, ha añadido. La profesional asturiana ha valorado también a su colega y paisano como “una persona muy completa desde el punto de vista humanístico”.

Con ayuda americana llegó, en la década de los noventa, a lo que ha definido como “un desierto científico”: España. “Así era cuando vinimos. Después fueron mejorando las cosas, llegaron las primeras ayudas y proyectos. Hoy tenemos doctores muy valorados en el extranjero, demandados y reclamados fuera porque saben que son muy buenos y van a echar el resto”, ha expresado. En opinión de Salas, se necesita un Pacto de Estado para la Ciencia. En esta línea de crítica hacia la falta de apoyo público ha coincidido Carmen Serrano, en un momento que ha calificado como “tiempo de recortes”.

Por su parte, Zaragoza ha destacado de la investigadora asturiana su dedicación hacia “la direccionalidad de la lectura de la información genética”, centrada en pequeños fagocitos, “casi de ciencia ficción”. “Espero que el trabajo repercuta socialmente porque nuestra labora también es la divulgación”, ha defendido esta catedrática. En este sentido, ha adelantado que “el epigenoma humano va a ser uno de los retos del siglo XXI” e insistiendo en el descubrimiento de “cómo se forma el pensamiento, la palabra o el recuerdo”.

Notas de prensa relacionadas: