Actualidad

Nota de prensa

Antonio Muñoz Molina, transmisor vital

Antonio Muñoz Molina, transmisor vital
El escritor jienense ha sido el protagonista de una nueva edición del ciclo ‘Conversaciones en la Aljafería’ que organiza el Servicio Gestor de las Cortes, que en esta ocasión y ante cerca de doscientas personas ha contado con la librera Julia Millán y el director del Museo Pedagógico de Aragón, Víctor Juan Borroy, como entrevistadores

Zaragoza, 17/02/2016.- El escritor Antonio Muñoz Molina ha demostrado esta tarde en su visita al ciclo ‘Conversaciones en la Aljafería’ la importancia que para él tiene la transmisión generacional de lo vivido. Ante cerca de doscientas personas, que han abarrotado la Sala Goya de la sede de las Cortes de Aragón, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2013  “Las cosas cambian, nunca son permanentes y debemos ser conscientes de ello y fomentar el histórico conocimiento a los jóvenes para ayudar a que se cobre conciencia de las cosas que son valiosas”. Este mantra es “uno de los fundamentos de mi creatividad” e “intento que las cosas se recuerden tal y como fueron”, contándolas “con humildad y claridad” y “sin tergiversarlo ni adornarlo”, suponiendo un intento de lucha “contra toda una industria ideológica dedicada a cambiar el pasado”.    

Esta reflexión ha llevado a Muñoz Molina a reivindicar el “patrimonio cultural excepcional” de España, que el Estado “ni cuida, ni protege y cuando hace cosas son de pura rimbombancia”. Un problema que “probablemente viene de la contrarreforma, cuando era muy importante no despertar la sospecha de que se tenían ideas heterodoxas”. Y, para avalar sus palabras, el escritor ha puesto algunos ejemplos y ha indicado que en España “no se protegen las librerías pero hay ayudas para los coches”, siendo que en la Unión Europea “la  cultura crea más puestos de trabajo que la industria del automóvil”.  También ha asegurado que el Instituto Cervantes de Nueva York “lleva años sin poder comprar un libro para su biblioteca”. 

“El oficio de escritor es raro, porque a veces hay que olvidarse de él”, según Muñoz Molina, porque “tiene una parte de inspiración, ocurrencia y capricho” y es un proceso “que se parece al de un músico que de repente se pone a improvisar y tiene momentos de abandono, en la que tienes tan interiorizado tu trabajo, que casi te puedes olvidar de que estar trabajando”.  Eso sí, “también tiene una parte de control que debe ser absoluto”. Al escribir “no se puede descuidar nada, no puede haber negligencias, automatismos o palabras rutinarias”. 

Los entrevistadores elegidos para esta ocasión, la librera Julia Millán y el director del Museo Pedagógico de Aragón, Víctor Juan Borroy, no han podido pasar por alto el importante número de premios que Muñoz Molina ha alcanzado en su carrera. Sin embargo, él ha asegurado que “lo importante es el trabajo que uno haga”, a la vez que ha despreciado que “haya una especie de campeonato o que se mida a la gente por ello”. En este punto, ha vuelto a referirse a España como “un país en el que te dan todo o no te dejan nada”, mientras que “un escritor es una persona cualquiera y cuando es demasiado importante es por otras razones”. “La literatura no es para eso. Es algo más privado y confidencial”. 

Notas de prensa relacionadas: