Actualidad

Nota de prensa

El presidente de las Cortes reivindica el protagonismo de las personas en la sociedad actual "sin que importe su raza, su creencia o su sexualidad”.

El presidente de las Cortes reivindica el protagonismo de las personas en la sociedad actual
El parlamento aragonés ha acogido esta tarde el acto central del Día Internacional de las Víctimas del Holocausto en recuerdo a las víctimas de crímenes contra la humanidad y con la organización de la Amical de Mauthausen y el Rolde de Estudios Aragoneses

El 27 de enero se recuerda que entre 15 y 20 millones de personas fueron perseguidas, discriminadas y exterminadas bajo el régimen de la Alemania nazi por motivos de etnia, creencia religiosa, ideas políticas o condición sexual. La sala Goya de la Aljafería ha acogido este homenaje en un acto diferente al de otras ediciones, evidentemente marcado por las restricciones a las que obliga la covid. Sin embargo, no ha faltado la participación, de manera presencial o vía telemática, de los colectivos sociales vinculados con la defensa de los derechos humanos, que han encendido siete velas para representar a los grupos de personas que fueron exterminados, como el pueblo judío, niños y niñas, el pueblo gitano, los discapacitados y los perseguidos políticos, entre otros.

 

En el acto también han participado alumnos de secundaria del IES Miguel Catalán de Zaragoza, que han contado su experiencia como colaboradores de  la Red Nunca Más, a través de la cual refuerzan el compromiso por una sociedad abierta, tolerante, plural y contraria a los discursos del odio.

 

El presidente de las Cortes, Javier Sada, ha recordado “a los tres mil quinientos españoles republicanos exterminados en campos de concentración, mil de ellos aragoneses, que huyeron a Francia tras la Guerra Civil”. Josep San Martín, delegado en Aragón de la Amical de Mauthausen, ha recordado a estos españoles, pero también a los que plantaron cara a la barbarie nazi, como el diplomático zaragozano, Ángel Sanz Briz, que salvó la vida de cinco mil personas en Budapest.

 

Sada ha recordado al final del acto el difícil momento de crisis que vivimos y que “toda crisis trae la polarización, la desafección y la desconfianza. Es éste el escenario propicio donde crecen los argumentos que señalan la diferencia y donde reaparecen viejos fantasmas, que creíamos enterrados”. Por eso, ha pedido que “garanticemos a las nuevas generaciones una sociedad donde todo el protagonismo sea para  las personas, sin que importe su raza, su creencia o su sexualidad”.

 

El lema elegido para 2021 ha sido “sed la luz en la oscuridad”, propuesto por el Holocaust Memorial Day.

Notas de prensa relacionadas: