Actualidad

Nota de prensa

Sergio del Molino y los libros que nunca volvió a leer

Sergio del Molino y los libros que nunca volvió a leer
El escritor y periodista aragonés ha descubierto secretos y anécdotas ante casi doscientas personas en el ciclo ‘Conversaciones en la Aljafería’, en el que ha participado junto a la periodista Cristina Delgado y la librera Julia Millán

¿Hay que volver a leer un libro después de escribirlo y publicarlo? Sergio del Molino lo tiene claro: No. “Las obras no se acaban nunca, por eso hay que resignarse y abandonarlas porque si vuelves a ellas quieres reescribirlas”, ha defendido el escritor y periodista aragonés, que ha confesado que “nunca” ha vuelto a leer su libro ‘La hora violeta’.

Este es uno de los muchos ‘secretos’ que ha dado a conocer en el palacio taifa, donde ha participado en el ciclo ‘Conversaciones en la Aljafería’ junto a la periodista Cristina Delgado y la librera Julia Millán. Unas confesiones que pedían ser descubiertas a gritos cuando Delgado, que es su mujer, ha comenzado a hablar: “Conozco al Sergio padre, amigo, pareja… por eso debería salir algún detalle más íntimo”. Una frase a la que Del Molino ha respondido contundente: “Yo espero que no”.

‘Demolinismo’ es la palabra inventada que Delgado ha empleado para definir el estilo del escritor, una “mezcla de ensayo y crónica periodística que es reconocible por los lectores”. El protagonista, reconociendo su mezcla de estilos, ha explicado que sus escritos buscan “recuperar la conexión entre el lector y el escritor”, para lo que se apoya en la primera persona, y se ha definido como un “contador de historias”.

Y como buen contador de historias, habla con pasión de su día a día: “Yo vivo un sueño, a mí me pagan por leer y por escribir, es algo por lo que yo pagaría si fuera rico”. Tras esta frase, Millán ha pasado a hablar de la libertad en la actualidad porque, en su opinión, son “tiempos en los que hay que coger todo con papel de fumar”. Recogiendo el testigo, Del Molino ha añadido que son “tiempos muy anti intelectuales”. “Tenemos intolerancia a lo que no nos gusta y no nos sirve con no leerlo, queremos que desaparezca y que su autor sea castigado”, ha concluido.

Para cerrar la conversación, Delgado ha escogido un tema del que sabe que el escritor está “muy cansado”: La España vacía. Antes de responder, Del Molino le ha pedido que cuente qué significó para ella el libro: “Provocó un seísmo sentimental en este país y creo que fue fundamental porque supiste tocar el corazón de muchísima gente y hacernos ver que somos de pueblo por mucho que nos vengamos a la ciudad y seamos muy modernos”. 

Él ha reconocido estar cansado, pero ha explicado que lo concibió “como un paso muy importante” porque es “parte fundamental” de sus “obsesiones”. “Creo que se me ha ido de las manos y no sé gestionarlo, pero ni reniego ni lo siento como una losa, sino todo lo contrario”, ha defendido. 

Tras una conversación amena donde han cabido hasta los halagos y el amor, cuando Delgado le ha definido como “un tipo maravilloso” y ha asegurado estar “muy orgullosa” de vivir con él, las casi doscientas personas que han ocupado las sillas de la Sala Goya del Palacio de la Aljafería no han podido poner la ‘guinda’ a la cita al no conseguir desvelar en qué está trabajando ahora el autor.

Notas de prensa relacionadas: