Actualidad

Nota de prensa

Los escolares aragoneses se comprometen con los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU en la duodécima edición de la jornada “Diputados por un día”

Los escolares aragoneses se comprometen con los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU en la duodécima edición de la jornada “Diputados por un día”
Setenta alumnos de Infantil y Primaria de los centros Miguel Servet de Fraga, Astrónomo Zarzoso de Cella y Santo Domingo de Silos de Zaragoza han expresado sus ideas en el Parlamento autonómico, en un acto organizado por las Cortes de Aragón y Aldeas Infantiles SOS

Setenta escolares procedentes de las tres provincias aragonesas han asumido esta mañana la enorme responsabilidad de representar a la infancia de la región convirtiéndose en diputados por un día para participar en la duodécima edición del Pleno infantil organizado por las Cortes de Aragón y Aldeas Infantiles SOS, en el marco del programa educativo ‘Abraza tus valores’, que involucra a cincuenta y siete colegios y cinco mil setecientos alumnos.  

Imbuidos por la seriedad del imponente escenario, alumnos de Infantil y Primaria del Miguel Servet de Fraga (Huesca), Astrónomo Zarzoso de Cella (Teruel) y Santo Domingo de Silos (Zaragoza) han ido ocupando sus respectivos escaños en el hemiciclo en una sesión presidida con la habitual ceremonia parlamentaria por el Presidente de las Cortes de Aragón, Javier Sada, acompañado del presidente de Aldeas Infantiles Sos de España, Pedro Puig, con un único punto en el orden del día: que los más pequeños manifestasen libremente su compromiso con los objetivos de desarrollo sostenible decididos por la ONU y la agenda 2030 de entre los que han elegido el de “estudiar y luchar por un mundo en paz” como primer objetivo por diecinueve votos a favor.

Cumpliendo el famoso aserto de que “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”, los escolares seleccionados han asumido el reto de compartir sus reflexiones y escuchar a los demás, mientras el resto de sus compañeros, acompañados por los profesores, presenciaban la sesión desde la grada de espectadores. Camuflados entre tanta juventud se encontraban la directora general de Planificación y Equidad del Departamento de Educación, Cultura y Deporte, Ana Monteagudo, y el secretario general técnico de la Consejería de Ciudadanía y Derechos Sociales, José Antonio Jiménez. Ambos no han perdido detalle de las sucesivas intervenciones.

Identificados por una pegatina con su nombre en el pecho, sus señorías han guardado la compostura en el escaño y se han mostrado muy atentos al desarrollo de los diferentes discursos. Un comportamiento de respeto alabado por el presidente de la Cámara, quien también ha elogiado el nivel de los intervinientes y el fondo de los discursos. “Agradezco vuestro compromiso para lograr que se cumplan los objetivos de desarrollo sostenible y además he visto mucho nivel en los intervinientes, aquí hay madera de diputados y concejales, pero sobre todo de ciudadanos comprometidos”, ha declarado Javier Sada. Por su parte, Pedro Puig ha resaltado el proyecto de “educación en valores” de este programa que los escolares y sus profesores llevaban días preparando para presentar en las Cortes unos textos y una serie de compromisos a cumplir.

Enma Orzekauskyte, alumna del CEIP Miguel Servet de Fraga, ha sido la primera en subir a la tribuna para explicar dos iniciativas de reciclaje desarrolladas en su centro escolar. Una brigada de alumnos encargada de responsabilizarse del vaciado de papeleras colocadas para recoger productos reciclables y la elaboración de compost mediante el uso de una compostadora para utilizarlo luego en el huerto del centro, medida esta que forma parte del proyecto “Escuelas Responsables” de la Comarca Bajo Cinca.

Por su parte, Diego Hernández, alumno del CEIP Astrónomo Zarzoso de Cella, ha llevado por un momento al hemicilo a un “mundo del revés” lleno de desigualdades, derroche de recursos, problemas no resueltos, contaminación y deforestación. El angustioso viaje ha planteado la necesidad de poner fin a estos males con el cumplimento de compromisos como el uso de medios de transporte sostenibles, el reciclado, el ahorro de energía y agua así como el cuidado del material escolar.

La tercera intervención ha corrido a cargo de la diputada por un día (o por dos) Andrea Sanz, alumna del Santo Domingo de Silos, quien ha agradecido a la presidencia la cesión del uso de la palabra y luego se ha dirigido al hemiciclo con desparpajo inusitado, entonando con intención cada idea y ayudándose de la gesticulación para enfatizar sus argumentos. Tiene madera. En su discurso, ha contado la historia de una niña de once años llamada Andrea quien, ante los graves problemas que veía a su alrededor (guerras, desnutrición, desigualdad y enfermedades) decidió organizar un grupo de protesta junto con otros niños para reclamar sus derechos y luchar por que se cumpliesen.  

Todos ellos han recibido una cerrada y sincera ovación de los presentes que ha desprendido consenso y convicción. Acto seguido, los representantes por un día de la voluntad de la infancia aragonesa han ido desfilando con voto doblado en dos hasta la urna colocada al efecto en la tribuna para manifestar su elección de compromiso preferido. “Todos son importantes”, ha confesado un poco apurada una alumna del Miguel Servet de Fraga por no saber cuál elegir.

Durante el recuento de los votos, efectuado por el presidente Sada con la asistencia de los tres portavoces escolares, los asistentes al hemiciclo han visionado en las pantallas laterales un vídeo de Aldeas Infantiles SOS sobre la labor que desarrolla la institución con los más pequeños.

Del escrutinio ha resultado el mencionado compromiso de “estudiar y luchar por un mundo en paz”, con diecinueve apoyos, por delante de  “defender a los más indefensos”, segunda opción con trece respaldos, y “reutilizar envases y bolsas de plástico y reciclarlas en el contenedor adecuado para que no lleguen a los bosques, ríos y mares”, como tercera elección que ha obtenido doce votos.

 

 

 

Notas de prensa relacionadas: