Actualidad

Nota de prensa

La nueva directora gerente del CITA trabajará para reducir la temporalidad del personal investigador y mejorar la gestión interna de los recursos humanos

La nueva directora gerente del CITA trabajará para reducir la temporalidad del personal investigador y mejorar la gestión interna de los recursos humanos
Lucía Soriano ha comparecido en la Comisión de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento para exponer sus planes de trabajo al frente del centro investigador agroalimentaria aragonés, para el que busca una mejora de la autofinanciación y de la difusión de sus trabajos

Mejorar las condiciones laborales del personal investigador, aumentar la transparencia en el funcionamiento interno y dar a conocer la labor científica que desarrolla son los objetivos que se ha marcado la nueva directora gerente del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), Lucía Soriano, durante su comparecencia en la Comisión de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento a petición tanto del PP como de la consejera Maru Díaz. 

La responsable del centro tecnológico se ha propuesto reducir la actual tasa de temporalidad del 47,66 por ciento del personal investigador mediante la próxima ejecución de dieciocho ofertas públicas de empleo con un cronograma de ejecución “bastante exigente”. “Después de estas OPEs de 2017 y 2018 nuestra intención es seguir sacando plazas cada año para dar estabilidad al personal”, ha asegurado.

Otro frente que Soriano se ha propuesto abordar es el de la “compleja” gestión de los recursos humanos por su condición dual entre personal propio y funcionarial. “Vamos a optimizar el funcionamiento interno aumentando la transparencia y la corresponsabilidad en la toma de decisiones”, ha anunciado. Para ello la directora gerente ha  explicado que han abierto nuevos canales de comunicación apostando por una “nueva forma de trabajar”.

Sobre la autofinanciación, actualmente situada en cerca del cuarenta por ciento del presupuesto, Soriano ha hecho referencia a la modificación de los estatutos del CITA para tener la consideración de “medio propio” del Gobierno de Aragón, un requisito para poder captar más fondos. Otra medida adoptada ha sido la de separar como independiente la unidad técnica de ensayos de distinción, homogeneidad y estabilidad del melocotonero y el almendro que trabaja para la Oficina Española de Variedades Vegetales tras la exigencia impuesta por una auditoría para poder seguir percibiendo los cerca de ciento cincuenta mil euros de ingresos anuales que genera.

El otro gran esfuerzo que afrontará la directora gerente será la de aumentar el conocimiento del CITA en la sociedad aragonesa y “alinear” las estrategias de investigación con los retos agroalimentarios actuales del territorio aragonés. “Es complicado conocer nuestra labor porque trabajamos en muchos frentes hay mucha labor de transferencia y de formación, pero tenemos que saber vendernos mejor”, ha reconocido.

Como diputada del grupo solicitante, la popular María Pilar Gayán ha pedido a Soriano una valoración sobre el “no muy relevante” incremento del presupuesto dedicado al CITA y le ha puesto sobre la mesa cuestiones como la necesidad de aumentar la autofinanciación y la promoción del personal. En la misma línea, ha planteado cuestiones como una nueva estrategia para aumentar los proyectos europeos en los que colabora el centro, la captación de talento joven y el desarrollo de más patentes. También le ha preguntado por los planes para el Centro de Bioeconomía de Teruel y, por último, si opta por centrar la labor del CITA en asuntos más relacionados con el territorio aragonés como el sector del porcino o es partidaria de un planteamiento más general.   

Por parte del PSOE, María del Carmen Soler ha atribuido el incremento presupuestario al “compromiso” del Gobierno de Aragón para desarrollar sus investigaciones y lograr así un centro “más puntero” cuyos resultados “se extiendan por el territorio y ayuden a asentar población”.  

Beatriz Acín (Ciudadanos) ha comenzado recordando que su grupo presentó varias enmiendas a los presupuestos para mejorar la financiación del CITA, sobre el que ha preguntado por la modificación de sus estatutos, la tasa de temporalidad de su personal, el envejecimiento de su plantilla y los planes que hay para el centro de bioeconomía de Teruel. El punto de vista de Podemos EQUO Aragón lo ha ofrecido la parlamentaria Itxaso Cabrera, quien le ha preguntado a Soriano por las sinergias con el resto de departamentos y los nuevos proyectos  que piensa impulsar y, como la mayoría de sus compañeros, ha señalado la importancia de que el CITA logre aumentar la autofinanciación.

Isabel Lasobras (CHA) ha felicitado a Soriano por ser la primera mujer en “romper el techo de cristal” de la dirección del CITA y ha destacado la importancia de que sus estudios contribuyan a revertir el “sentimiento de desprestigio” que sufren los agricultores y ganaderos “porque sin ellos no será posible asentar población en el medio rural”. Desde Vox en Aragón, su diputada Marta Fernández se ha interesado por las posibles acciones para reducir la temporalidad del personal investigador, ha comentado alguno de los programas de investigación que difunde la web del CITA y se ha mostrado interesada en visitar el centro.  

Jesús Guerrero (PAR) ha extraído del discurso de Soriano la “innovación”, la “transferencia tecnológica” y la “formación” como “palabras mágicas” del papel que, a su juicio, ha de desempeñar el CITA, para el que ha señalado la importancia de buscar recursos tanto de la inversión privada como de fondos europeos. Por último, para Álvaro Sanz (IU) “el CITA debe ser una palanca de cambio para un nuevo modelo productivo de la agroindustria hacia otro marcado por la sostenibilidad y en su seno hay que acabar con la insoportable precariedad que provoca la temporalidad en la carrera investigadora”.

  

AYUDAS RIS3

 

La Comisión también ha debatido una propuesta del PP para modificar la convocatoria de subvenciones para el desarrollo de proyectos de I+D+i en líneas prioritarias de la RIS3 Aragón. El texto, presentado por Pilar Gayán, buscaba corregir la “concatenación de despropósitos” que, en opinión de esta diputada, se produjeron “durante la tramitación de la concesión de estas ayudas”. Finalmente, no ha salido adelante al recibir el voto en contra de los cuatro partidos que forman parte del Gobierno de Aragón.

La socialista Mª Carmen Soler ha defendido que “el Gobierno ha trabajado en todo momento para que los investigadores consiguieran sus proyectos en tiempo y forma bajo una seguridad jurídica”, mientras que Itxaso Cabrera ha coincidido en que “se ha trabajado y mantenido la seguridad jurídica de todos los participantes”. Desde CHA, Lasobras ha asegurado que “desde el Departamento se ha trabajado para que el personal investigador pudiera seguir realizando sus proyectos” y Guerrero (PAR) ha reivindicado que “existe una voluntad importante en esto y se plasma en los presupuestos”.

Desde los grupos que han votado a favor, la parlamentaria de Ciudadanos Beatriz Acín ha considerado que “la inversión en I+D+i es la asignatura pendiente” y “los investigadores no pueden permitirse trabas ni retrasos”, mientras que Marta Fernández (Vox) ha considerado que “es de justicia y de cajón”, criticando que se hicieron “actuaciones no serias en un asunto serio”. Para Álvaro Sanz (IU), que también ha apoyado el texto, “es una cuestión de sentido común” y “de coste cero que facilita el papel de la investigación”. “Hay cosas que no se pueden acortar y requieren de ese tiempo”, ha añadido.

Notas de prensa relacionadas: