Actualidad

Nota de prensa

Joaquín Santos asegura que el IASS “ha querido ser el escudo social del Departamento de Sanidad” durante la crisis del Covid-19

Joaquín Santos asegura que el IASS “ha querido ser el escudo social del Departamento de Sanidad” durante la crisis del Covid-19
El director gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, en su comparecencia telemática ante la Comisión de Ciudadanía de las Cortes, ha reflexionado acerca de la gestión de las residencias y la reorganización del IASS durante la pandemia, y ha invitado a los representantes de todos los grupos parlamentarios a “ponerse de acuerdo en lo que deben ser los centros residenciales a partir de ahora”

El director gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), Joaquín Santos, durante su comparecencia telemática esta mañana ante la Comisión de Ciudadanía de las Cortes de Aragón, a petición de la consejera del ramo, Mariví Broto, PP y Vox, ha asegurado que “es inaceptable empezar a hacer grandes manifestaciones entorno a esta pandemia en lo que respecta a los centros residenciales, porque son centros para la convivencia y no para el aislamiento” y, en todo, caso, “el IASS ha trabajado en absoluta coordinación con la Consejería de Ciudadanía y ha querido ser el escudo social del Departamento de Sanidad”.

Santos ha comenzado su intervención reconociendo el “esfuerzo de los trabajadores de los centros residenciales de Aragón” y del personal del IASS, que “se han adaptado y han dado respuesta a los problemas previstos al inicio de la pandemia”. Tal y como ha recapitulado el director gerente, durante la primera semana del estado de alarma, “se reorganizaron el IASS y todo el sistema público de servicios sociales, se modificaron sus funciones para adaptarlas al nuevo escenario, se creó una nueva estructura de gestión de recursos, que ha sido tremendamente activa, y el SIVO, el SAD, los servicios de protección de menores, las prestaciones económicas, como el IAI, o la atención telefónica, se consideraron esenciales”.

Asimismo, el director gerente ha afirmado que el Covid “se ha ensañado con los centros residenciales porque los profesionales no estaban, ni debían estar preparados” y han sido uno de los lugares “donde se ha mantenido la convivencia”. No obstante, Santos ha destacado la colaboración con el Departamento de Sanidad “en el reparto de material” y con el INAEM para “organizar bolsas de empleo y captar candidaturas”. De igual forma, ha hecho hincapié en “la creación de cinco centros Covid”, en aras de “rebajar la presión asistencial de las residencias”, la “apertura de un centro sociosanitario para acoger a las personas mayores dadas de alta” y la “intervención de varios centros para garantizar la salud y la seguridad de los residentes”.

Por último, Joaquín Santos ha vaticinado que, en las próximas semanas, “vamos a vivir un proceso de desescalada para adaptarnos a la nueva normalidad, y luego entraremos en un proceso que no sabemos cuánto durará en el que la convivencia, tal y como la conocemos, no va a poder ser exactamente igual”. Y, en este sentido, ha instado a los miembros de la Comisión a aprovechar la comparecencia para ponerse de acuerdo “en lo que tiene que ser nuestro próximo futuro y lo que deben ser los centros residenciales a partir de ahora”, al tiempo que les ha preguntado si “queremos convertirlas en pequeños hospitales”, “qué papel social otorgamos a las personas mayores en la sociedad aragonesa” o “si estamos dispuestos mejorar la dignificación social de los trabajadores de las residencias”.

Por el primero de los grupos proponentes de la comparecencia, Marián Orós (PP) ha preguntado a Santos por las palabras del director gerente del Salud, Javier Marión, sobre la necesidad de haber sido más intensos con las residencias y ha afeado al Gobierno la “falta de transparencia” sobre los datos de focos e infectados, los nombramientos para la dirección de las residencias (ha pedido por escrito sus currículums), la realización de test de detección de la covid-19 y el envío “con cuentagotas” del material de protección. Además ha preguntado por la situación concreta de los centros de Épila, Los Olivos, San José, La Alfambra y Miralbueno.   

Por parte de Vox en Aragón, David Arranz ha apuntado como errores de gestión de las residencias la “falta de previsión” y el “deficiente” acopio de material de protección, la decisión de no derivar a muchos ancianos a los hospitales y, cuando esto se hizo, a algunos “se les trató como ciudadanos de segunda” ante la falta de respiradores, algo más propio “de un país tercermundista”. Ha preguntado si ya cuentan con las pruebas diagnósticas (test rápidos, PCRs y serológicos) que anteriormente faltaron, el funcionamiento del teléfono del mayor, el sentido de suprimir las redes sociales, el futuro del personal extra contratado y el apoyo psicológico de los residentes. 

La socialista Pilimar Zamora ha refrendado el apoyo de su grupo a la labor que viene desempeñando el Ejecutivo porque, frente a “discursos alejados de la realidad e instalados únicamente en la anticipación, con anécdotas elevadas a la generalidad, es momento de arrimar el hombro y mostrar lealtad y empatía”, ha defendido. 

Loreto Camañes (Ciudadanos) ha pedido reconocer “los errores cometidos, la actuación tardía y la falta de previsión” y ha preguntado por la coordinación con Sanidad en la que ha detectado “fisuras”. Además, se ha mostrado partidaria de mantener el carácter asistencial de las residencias y no pasar a un modelo de centros medicalizados. 

Desde Podemos EQUO Aragón, Erika Sanz ha planteado la conveniencia de impulsar un modelo “sociosanitario” de carácter público para las residencias de ancianos “porque los residentes son cada vez mayores y tienen un alto grado de dependencia” y antes de la covid-19 ya presentaban “deficiencias estructurales”. 

Carmen Martínez (CHA) ha destacado la valía del confinamiento, ha defendido que los servicios sociales sean “de calidad y no de caridad” y, sobre el modelo residencial, ha apostado por los centros micro. Además, ha preguntado por los problemas detectados en Zaragoza para el cobro de el ingreso aragonés de inserción (IAI).  

Esther Peirat (PAR) ha reafirmado la convicción de su grupo para “no dejarse a nadie atrás” en esta crisis y ha planteado una serie de cuestiones sobre los centros de mayores como el estudio sobre los focos detectados y el protocolo para que los familiares puedan visitar a los residentes.  

Por último, Álvaro Sanz (IU) ha reflexionado sobre el “papel fundamental” del sistema público de gestión de las residencias porque “es difícil compatibilizar la garantía de los derechos con el negocio”, así como labor de los cuidados. Y ha preguntado por la “reactivación” de los servicios sociales, entre ellos, “la polémica” surgida por el cobro del IAI en Zaragoza. 

Notas de prensa relacionadas: