Actualidad

Nota de prensa

Mariví Broto afirma que “habrá que plantear otro modelo de centros de día y residencias” como consecuencia de la pandemia

Mariví Broto afirma que “habrá que plantear otro modelo de centros de día y residencias” como consecuencia de la pandemia
La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales ha comparecido esta mañana ante la Comisión sectorial de las Cortes y ha asegurado que, desde su Departamento, se está trabajando en la desescalada de las residencias en paralelo con el control de nuevos brotes que puedan surgir

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, Mariví Broto, durante su comparecencia esta mañana ante la Comisión sectorial de las Cortes, a petición de PP, Cs y Vox, ha asegurado que será necesario “plantear otro modelo de centros de día y residencias”, puesto que “desde un modelo asistencial y un agrupamiento de personas, hemos tenido que dar respuesta sanitaria, y queremos que siga siendo así”. 

De igual forma, al comienzo de su intervención, Broto ha agradecido que “se haya debatido tanto alrededor de los servicios sociales, porque demuestra la preocupación que tenemos por ellos”, y ha anunciado que, del montante movilizado por el Gobierno de España para hacer frente a la pandemia, “se contempla la posibilidad de que una parte sea exclusiva y con carácter finalista para los servicios sociales”. 

Asimismo, la titular de Ciudadanía ha instado a los grupos parlamentarios a “no olvidar que la causa de la crisis la tiene un virus” y, tras recalcar que “no hemos tenido un modelo y hemos tratado de trabajar y dar respuesta lo mejor posible”, ha defendido que “Europa debe tener material de protección para poder actuar en el caso de que se dé otra crisis sanitaria”.

“Las órdenes siempre han partido de la prudencia”, ha sentenciado la consejera. En este sentido, ha apelado a la “seguridad, coordinación y protección” y ha declarado que, en los últimos días, “hemos tenido sesenta y cuatro nuevos ingresos en veintisiete residencias, pero han sido muy controlados y siempre que no haya habido COVID o hayan pasado veintiocho días desde el último caso en el centro”. 

En última instancia y, en relación con la desescalada, Broto ha anunciado que “se está trabajando en ella en paralelo con el control de lo que está sucediendo” y con la mejora de “todo lo que tiene que ver con atención temprana y discapacidad, y el servicio de información”. También, ha señalado, “es el momento de que hablemos de conciliación y cuidados”, y así se ha trasladado a la Mesa para la Estrategia Aragonesa de Recuperación Social y Económica de Aragón.Desde los grupos que habían solicitado la comparecencia, Marián Orós (PP) ha centrado su intervención en la vuelta a la normalidad “después de que los servicios sociales lleven sesenta días cerrados”. En ese alivio del confinamiento, la popular ha preguntado por los nuevos ingresos en residencias y la condición de dejar libre el diez por ciento de las plazas, un coste del que a su juicio debería hacerse cargo el Gobierno. Además, se ha interesado por la apertura de los centros de día para aliviar a “familias que están al límite” y sobre la reanudación de las visitas a los residentes, para las que ha propuesto cita previa o tasar los tiempos. Durante su intervención, Orós también ha planteado cuestiones sobre discapacidad y valoración de la dependencia, el salario aragonés de inserción y su encaje con el anunciado ingreso estatal, la conciliación laboral y familiar y la demanda creciente que ya detectan el Banco de Alimentos y el Refugio.  

Por Ciudadanos, la parlamentaria Loreto Camañes ha señalado los “errores y fallos en el mecanismo de respuesta” cometidos por el Gobierno durante los peores días de la crisis, que, para ella, deben dejar como enseñanza que “por muy lejos que veamos los problemas, en cualquier momento pueden llamar a nuestra puerta”. A continuación, se ha centrado en valorar algunos de los aspectos de la consiguiente crisis social, como el modelo residencial para los mayores por el que se va a apostar, la cualificación y las condiciones laborales del personal de esos centros, “la necesaria mejora” de la coordinación entre Sanidad y Servicios Sociales tras “las fisuras” detectadas durante esta crisis y el plan de rescate de las residencias anunciado. Además, se ha detenido en la situación que ya viven los colectivos vulnerables y en el problema de la conciliación que recae nuevamente sobre las mujeres, obligadas a elegir entre su vida laboral o familiar, lo que es un retroceso en los tímidos avances para reducir la brecha de género”, ha lamentado. 

Desde Vox en Aragón, David Arranz ha hablado de “errores, improvisación y falta de reflejos” de las autoridades competentes para responder a la crisis del coronavirus, frente a la que ahora ha confiado en que ya haya material de protección “suficiente” para el personal de las residencias, que se estén haciendo test y se controle el ingreso de nuevos residentes. Para esa recuperación de cierta normalidad, Arranz ha preguntado por un posible plan de apoyo psicológico emocional para trabajadores y residentes, el futuro de “medida inteligente” que fue abrir centros Covid, el posible refuerzo de personal y la situación de la bolsa de trabajo. Como el resto de grupos, se ha interesado por el modelo residencial de mayores, para el que ha propuesto incluir “un mínimo” servicio médico que actúe “como refuerzo”. Sobre políticas sociales, ha pedido “prudencia” con las ayudas a la cooperación ante la creciente necesidad propia y ha preguntado por la compatibilidad de la renta nacional y el ingreso aragonés de inserción. 

Por el PSOE, Pilimar Zamora ha destacado el “trabajo sin descanso” del Departamento para hacer frente a la pandemia, que a su criterio han demostrado el carácter “esencial” de los servicios sociales y su “fortaleza”, algo que ha atribuido a “los cuatro años del Gobierno de Javier Lambán”. Por ello ha llamado al acuerdo de los grupos para reducir la “brecha de desigualdad” que traerán “los efectos devastadores” del coronavirus.    

Erika Sanz (Podemos EQUO Aragón) también ha coincidido en el papel de los servicios sociales como “pilar fundamental” para atender ahora a mucha más gente afectada. Por ese carácter “esencial” que les ha atribuido, ha reclamado que sus centros de trabajo tienen que estar “a pleno rendimiento” para tramitar las prestaciones pendientes que ha relacionado con las colas de gente frente a los comedores sociales en Zaragoza. 

Carmen Martínez (CHA) ha reconocido la comisión de errores por “desconocimiento” de cómo funcionaba el virus, pero ha reclamado “mirada larga” hacia el pasado para recordar la situación de los servicios sociales tras la anterior crisis y la respuesta ofrecida por cada grupo. Además, ha defendido que la conciliación es un asunto “estructural” que supera esta Comisión y requiere políticas públicas “y que los empresarios pongan de su parte para que las mujeres no volvamos a pagar el pato”, ha apuntado.

El punto de vista del PAR lo ha ofrecido su diputada Esther Peirat, quien ha destacado la labor de “coordinación” de los distintos departamentos entre ellos con el resto de administraciones para dar una respuesta conjunta en un momento muy complicado, el mantenimiento de la actividad con la adaptación de la Administración al teletrabajo y la colaboración de la sociedad civil.  

Por último, el portavoz de IU, Álvaro Sanz, ha invitado a “repensar” el sistema de derechos sociales para dar cobertura a aquéllos que no son especialmente vulnerables, por más que ahora los esfuerzos se centren en los más desfavorecidos. Además, ha incidido en el papel de los cuidados, las medidas para que la carga no recaiga siempre en las mujeres, los programas respiro, a su juicio “esenciales y poco implantados” en Aragón y las ayudas para la vivienda.  

Notas de prensa relacionadas: