Actualidad

Nota de prensa

La directora general de Patrimonio Cultural expone el Plan Nacional que impulsa Aragón para catalogar y restaurar los bienes monumentales del medio rural

La directora general de Patrimonio Cultural expone el Plan Nacional que impulsa Aragón para catalogar y restaurar los bienes monumentales del medio rural
Marisancho Menjón ha defendido en el órgano sectorial de las Cortes de Aragón la conveniencia de este programa de carácter estatal resultante de la reformulación de algunos de los planes nacionales ya existentes y que busca ahora el visto bueno del resto de comunidades autónomas

La directora general de Patrimonio Cultural, Marisancho Menjón, ha comparecido en la Comisión de Educación, Cultura y Deporte de las Cortes para exponer a petición del consejero del ramo, Felipe Faci, el proyecto aragonés para impulsar un Plan Nacional de Patrimonio Monumental en áreas rurales y de baja densidad demográfica que, por el momento, ya ha encontrado la complicidad de regiones como Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura y Galicia. 

La iniciativa del Gobierno de Aragón, presentada ya en marzo en la conferencia sectorial de Cultura, recoge el guante lanzado por la Dirección General de Bellas Artes para reformular los distintos planes nacionales (algunos de los cuales cuenta ya con cerca de treinta años) y pretende impulsar una línea estratégica de actuaciones en el patrimonio de las zonas rurales y de baja densidad demográfica como ocurre en Aragón, donde únicamente el once por ciento de los más de dos mil quinientos elementos patrimoniales catalogados como Bienes de Interés Cultural se encuentran en las tres capitales de provincia.  

Este plan surgiría de la reformulación de los ya existentes y vendría acompañado, según Menjón, de un “mayor presupuesto” con el que afrontar intervenciones como la conservación preventiva y la protección del patrimonio arquitectónico “en riesgo inminente”, el establecimiento de criterios de priorización en las intervenciones y la colaboración entre las distintas administraciones, el completo inventario y registro de los elementos ubicados en zonas de difícil acceso, la investigación de nuevos usos y la garantía de acceso de la sociedad, así como la ordenación de las distintas ayudas públicas para colaborar con sus propietarios en la conservación de ese patrimonio.      

“Para conseguir ayudas hay que lograr un acuerdo con el Estado que traduzca el apoyo a las poblaciones pequeñas en una reducción de la fiscalidad o en una manera de articular las subvenciones que no obligue a los pueblos y propietarios pequeños a asumir una parte, para ellos muy gravosa, de estas intervenciones”, ha explicado la directora general. 

La responsable del patrimonio aragonés ha avanzado que trabaja en varias líneas de trabajo como la modificación de las bases de líneas de subvención o de ayuda económica existentes o la revisión de la fiscalidad del IVA aplicado a las obras de restauración del patrimonio o un programa diseño de buenas prácticas que abogue por proyectos integrales para la restauración, la conservación preventiva, la difusión y musealización y que garantice el acceso público y nuevos usos compatibles y sostenibles.  

Durante el turno de intervención de los diferentes grupos, Darío Villagrasa (PSOE) ha planteado que España debe apostar por una política integral de protección de su patrimonio frente a la postura de centrarse en el ubicado en las zonas más pobladas, pero, en todo caso, ha pedido priorizar en el corto plazo y ha advertido de las complicaciones que para cualquier intervención entraña la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC). 

Por las filas del PP, Pilar Cortés ha recibido “con ternura” la iniciativa de Abarca Menjón "por sus buenas intenciones", que quedarán “en poco” si no vienen acompañadas de “un buen presupuesto”, como, a su juicio, ha ocurrido con la partida de su Dirección General en las cuentas de 2020, “de la que siempre sale dinero para otras necesidades”, ha lamentado.   

Carlos Trullén (Ciudadanos) ha estimado que el plan presentado puede ser “una oportunidad” para ligar la recuperación patrimonial y el turismo si viene acompañado de un incremento de la inversión, pero se ha cuestionado el “valor añadido” frente a otros planes nacionales ya existentes y ha recordado que Aragón es la tercera región con más bienes patrimoniales en riesgo. 

Erika Sanz (Podemos EQUO Aragón) calificado como “muy adecuada” la iniciativa por contar con la colaboración de varias regiones y porque puede contribuir “a diversificar” el turismo y “a reactivar” la economía. Además, ha preguntado por la declaración cultural sobre la técnica de la piedra seca de La Muela y las obras del Monasterio del Santo Sepulcro de Zaragoza. 

Desde CHA, Isabel Lasobras ha pedido más explicaciones a la directora general sobre su exposición, pero, en todo caso, ha opinado que puede ser una “herramienta clave” para ampliar la visión existente que liga el entorno rural únicamente al sector primario y el paisaje y ha reclamado financiación europea, nacional y de las entidades provinciales.  

Para David Arranz (Vox en Aragón), ante las actuales “necesidades perentorias” derivadas de la pandemia, resulta necesario fijarse ahora “en lo urgente” que, en su opinión, pasa por evitar la desaparición del patrimonio amenazado y hacer un inventario de todos los bienes y dejar para los planes sucesivos, ir ampliando las actuaciones.  

La aragonesista Esther Peirat ha defendido la conveniencia de ese plan propuesto porque el patrimonio cultural es una “palanca” que colabora en la estructura económica de la Comunidad por su conexión con el turismo y supone “un valor añadido” para las comarcas. 

Álvaro Sanz (IU) ha defendido una nueva política del patrimonio “ que supere las deudas históricas, no funcione a golpe de efeméride, supere la concepción elitista y no contenga sólo una visión comercial” y sobre el plan ha mencionado la Ley 3/99 de Patrimonio Cultural Aragonés, que contempla realizar un inventario de los pueblos abandonados. 

Notas de prensa relacionadas: