Actualidad

Nota de prensa

Representantes de asociaciones del Tercer Sector reclaman garantizar la asistencia sanitaria de los usuarios de las residencias y una mejora de la financiación

Representantes de asociaciones del Tercer Sector reclaman garantizar la asistencia sanitaria de los usuarios de las residencias y una mejora de la financiación
Los portavoces de los colectivos ARADE, Paquita Morata, LARES Aragón, Emilia Bergasa, y ACASSA, José Ángel Fuentes, han trasladado en sede parlamentaria sus recomendaciones en una nueva reunión de la Comisión especial sobre la Red Asistencia de Centros de Mayores de Aragón y su posible reestructuración

La segunda jornada de trabajo de la Comisión especial sobre la Red Asistencial de Centros de Mayores de Aragón y su posible reestructuración celebrada esta tarde en las Cortes de Aragón ha recibido las aportaciones de tres asociaciones que desempeñan su labor en las materias de la dependencia, las residencias y los servicios de atención a los mayores y los centros de asistencia y servicios sociales de Aragón, que, en general, han hecho hincapié en garantizar la asistencia sanitaria de los residentes sin convertir esos centros en hospitales y mejorar la financiación para hacer frente a los sobrecostes a que obliga la pandemia y la escasez de personal.  

En primer lugar, la gerente de la Asociación Aragonesa para la Dependencia (ARADE), Paquita Morata, ha denunciado que la COVID-19 ha provocado “una crisis sanitaria y no social” entre los usuarios de las residencias de mayores porque estos no han visto satisfecho “su derecho a una sanidad universal y gratuita”. Una situación ante la que ha asegurado que los responsables de estos centros y sus trabajadores, “a los que nadie ha aplaudido”, se han sentido “solos”. Morata ha repasado cronológicamente lo sucedido desde marzo. “Nos avisaron tarde, nadie nos facilitó los medios de protección y se nos prohibió comprar material, los epis y los test llegaron cuando residentes y trabajadores ya estaban contagiados y las medidas más restrictivas que pedíamos también tardaron”.

Ante el repunte de casos, la gerente de ARADE ha reconocido su “frustración” por estar repitiendo errores recientes. “No he conseguido hablar con ninguna de las dos consejeras de Sanidad, nadie nos ha ayudado a sectorizar correctamente y no vemos la coordinación anunciada entre Sanidad y Ciudadanía. Además, ha denunciado el “daño reputacional” al que se ha sometido a un sector “en bancarrota” por la caída de la demanda y los sobrecostes que la pandemia obliga a afrontar “y al que le falta personal”.

Por su parte, Emilia Bergasa, de la Asociación de Residencias de Ancianos y Servicios de Atención a Mayores (LARES Aragón), ha incidido en la necesidad de mejorar la financiación para elevar la “insuficiente cuantía” de 52,82 euros por día para una plaza concertada con el IASS, incrementar la cuota del concierto y así elevar el salario y la ratio de trabajadores, garantizar el sostenimiento de los centros ante el aumento del gasto en epis y el desembolso en tabletas para las personas aisladas, así como incrementar la contratación de personal a que obliga la sectorización de los pacientes y las bajas del personal, tanto médicas como las que provoca la, a su juicio, “competencia desleal” del Salud “que paga más y se lleva a las enfermeras tras haberlas formado y cualificado nosotros”.

En este sentido, ha pedido ampliar la oferta de plazas en las universidades y que las enfermeras pasen por las residencias igual que lo hacen por los hospitales. Además, ha reclamado que se aclaren las competencias del “responsable sanitario” de una residencia, que se continúen realizando como últimamente pruebas PCR de forma preventiva y que se incremente el número de plazas concertadas para ancianos de grados dos y tres como marca la Ley de Dependencia. 

Por último, el portavoz de la Asociación de Centros de Asistencia y Servicios Sociales de Aragón (ACASSA), José Angel Fuentes, ha llamado en primer lugar a promover a través de la Universidad y los departamentos de I+D sistemas que aseguren “el bienestar” de aquellos ancianos que deciden vivir solos en sus domicilios mientras puedan “y la tranquilidad” de sus familias, lo que en su opinión “evitaría el desplazamiento de la población rural”, así como la estimulación física y sensorial para la permanencia en su entorno.

Una vez que la entrada en una residencia se hace inevitable, el presidente de ACASSA se ha mostrado partidario de hacer de ella “un hogar” con estándares de calidad, donde haya “cariño y humanidad” con las personas. Para ello ha considerado necesario la “sectorización” en grupos cerrados y con trabajadores fijos que conozcan las costumbres y las manías de cada residente. Entre las medidas concretas, ha destacado la unificación de procedimientos para el cobro de las plazas concertadas, evitar el incremento del coste, resolver el problema que origina que el servicio médico de las residencias no pueda recetar, potenciar las ayudas vinculadas al servicio en detrimento de las directas que, a su juicio, “fomentan la contratación irregular” y establecer la figura de un “protector del mayor” para afrontar los casos de vejaciones.    

Por parte de los grupos parlamentarios, han participado en esta cita la socialista Pilimar Zamora, la popular Marián Orós, la diputada de Ciudadanos Loreto Camañes, Erika Sanz, por Podemos EQUO Aragón, Carmen Martínez, por CHA, así como Esther Peirat (PAR) y el portavoz de IU, Álvaro Sanz.

 

 

Notas de prensa relacionadas: