Actualidad

Nota de prensa

La DGA convocará una línea extraordinaria de ayudas de dos millones de euros para el sostenimiento empresarial y el fomento de la contratación en el sector cultural

La DGA convocará una línea extraordinaria de ayudas de dos millones de euros para el sostenimiento empresarial y el fomento de la contratación en el sector cultural
La subvención, que ha sido anunciada por el director general de Cultura durante su comparecencia en las Cortes a petición propia y de IU, se une a la línea ordinaria de ayudas al fomento de la cultura por el mismo importe que ya fue convocada el pasado mes de julio

El director general de Cultura, Víctor Manuel Lucea, ha avanzado esta mañana en las Cortes de Aragón la próxima convocatoria por el Gobierno de Aragón de dos millones de euros en ayudas al sector cultural para el sostenimiento de las estructuras empresariales, el fomento de la contratación y el estímulo de la demanda cultural, unas iniciativas pendientes de ser publicadas en el BOA que se unirán a la línea ordinaria de ayudas ya convocada en julio de otros dos millones de euros. El anuncio lo ha realizado durante su comparecencia en la Comisión de Educación, Cultura y Deporte, tanto a petición propia como de IU, para informar sobre las medidas adoptadas para hacer frente a la crisis originada por la COVID-19.

Lucea ha enmarcado las actuaciones de su Dirección General en la estrategia aragonesa para la recuperación económica y social y el propósito manifestado por presidente Lambán de no dejar de lado la cultura en un momento de crisis, que ha pedido aprovechar para aportar al futuro del sector un “enfoque renovador”.

Para ello, ha avanzado la próxima convocatoria de una línea extraordinaria de ayudas por un millón de euros para el sostenimiento de las estructuras empresariales de los subsectores de actividad que la DGA viene apoyando como elementos estratégicos para el fomento de las artes, la cultura y el libro. Esta asistencia se dirigirá a financiar los gastos fijos y sostenidos en el tiempo de empresarios y autónomos del sector cultural. A ese auxilio se sumará un plan de contratación y reactivación de sectores de actividad por valor de 880 mil euros manteniendo programas como la red aragonesa de espacios escénicos (300 mil euros), la línea de apoyo a festivales (175 mil euros) y reservando 120 mil euros para la financiación directa de la Dirección General. Esta línea va dirigida a las entidades que programan y actúan en la región y también incluye la compra de libros a librerías por valor de 80 mil euros y de obras de arte a galerías por un montante de 100 mil euros. 

Lucea también ha dado a conocer su apuesta por el estímulo de la demanda cultural entre la ciudadanía para el fomento de la lectura (cuarenta mil euros) y una campaña de comunicación por idéntico importe para trasladar a la sociedad aragonesa “que se consuma cultura, que se disfrute de ella porque es segura”, ha resaltado. 

Además de estas ayudas extraordinarias que se unen a la ordinaria de dos millones de euros con diversos aumentos en sus partidas concretas (treinta mil euros en artes escénicas, cuarenta mil en audiovisuales, cincuenta mil en música, veinticinco mil en actividad editorial, veinte mil en asociaciones culturales y quince mil en ayudas a galerías de arte), el director general ha planteado como “un gran acuerdo” la puesta en marcha  de un plan estratégico de cultura “que debería rebasar la presente legislatura” y que proporcione “seguridad” al proceso creativo de los productores culturales. Este plan cuenta con una partida de treinta y cinco mil euros.  

Desde IU, grupo proponente la comparecencia, su diputado Álvaro Sanz ha lamentado no contar todavía con un diagnóstico del sector cultural para “ajustar” las intervenciones anunciadas “a la realidad del territorio” y ha mostrado su preocupación porque la respuesta gubernamental a la crisis derivada de la COVID-19 “no ha sido unitaria, ni sólida, ni ágil” y porque se hayan anunciado medidas “antes de disponer de ese mapeo”. Sobre la convocatoria ordinaria de subvenciones, Sanz ha considerado que supone “poca cobertura” para las necesidades del sector y que supone “querer hacer más con menos”. “En realidad, sólo se añade un millón y medio más porque dos millones venían ya del presupuesto”, ha apuntado.

El socialista Darío Villagrasa ha agradecido el trabajo “ingente, sacrificado y muy difícil” de la Dirección General durante un periodo en el que “el mundo que conocíamos se desmoronaba bajo nuestros pies” y ha pedido no desdeñar el mantenimiento de las líneas ordinarias de ayudas ante la caída de ingresos en cerca de novecientos millones de euros. 

Por su parte, la popular Pilar Cortés ha lamentado que la simple convocatoria de ayudas supone “hacer lo mismo de siempre, por lo que es muy difícil que el resultado sea distinto”. Unas subvenciones que, en su opinión, el sector percibe como “clientelares” porque “siempre se las llevan los mismos”. En cambio, ha aplaudido poner en marcha una mesa cultural con el plan estratégico anunciado.   

Para Carlos Trullén (Ciudadanos), las empresas culturales se han visto perjudicadas por una regulación “confusa” de las ayudas y el repunte de los contagios en plena campaña de verano. Ante esa crisis, ha brindado su apoyo para alcanzar consensos en el plan estratégico cultural avanzado y ha propuesto incluir el fomento del consumo digital cultural. 

Desde Podemos EQUO Aragón, la diputada Erika Sanz ha mostrado su preocupación por el retroceso que vive el sector porque “supone un perjuicio social más que individual” y va a obligar al cierre de muchas compañías profesionales “que llevan con ingresos cero desde marzo”. Por ello, ha pedido “más campañas de difusión” para trasladar la idea de que los recintos culturales “son entornos seguros”.  

Por parte del CHA, Isabel Lasobras ha apuntando la “alarmante” situación que ya vivía el sector cultural aragonés antes de la aparición de la pandemia, con el desplome del gasto cultural que situaba a Aragón a la cola en consumo cultural nacional. Por ello, ha estimado “urgente y prioritario” retomar el hábito cultural para recuperar también cierta normalidad y ha pedido poner en marcha las actuaciones en la calle y los escenarios.  

Marta Fernández (VOX en Aragón) ha pedido “inmediatez” para las ayudas anunciadas por la “agonía” que está viviendo el sector por culpa de la COVID-19 y se ha interesado por la situación de las pequeñas orquestas y grupos de música que son “microempresas” a cargo de autónomos y familiares, muchas de las cuales han cesado su actividad. 

Por último, desde el PAR, Esther Peirat ha destacado la “caída brutal de ingresos” que ha sufrido el sector a raíz de las medidas adoptadas para frenar la propagación del virus y el “varapalo demoledor” que ha supuesto para sectores como el musical, en el que ha resaltado la situación de los coros, “que temen por su desaparición”, ha advertido. 

Notas de prensa relacionadas: