Actualidad

Nota de prensa

Repollés expone a la Cámara los planes para el Departamento de Sanidad ante la “incertidumbre” de la evolución de la pandemia

Repollés expone a la Cámara los planes para el Departamento de Sanidad ante la “incertidumbre” de la evolución de la pandemia
La consejera de Sanidad asume el “desafío” de proteger el “carácter público” del sistema sanitario aragonés y aborda cuestiones como la sobrecargade trabajo de Atención Primaria, el aumento de las listas de espera, la salud mental, al innovación y las reivindicaciones de los profesionales

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha comparecido ante el órgano sectorial de las Cortes de Aragón, tanto a petición propia como atendiendo la solicitud del PP, para exponer las principales líneas de actuación que contempla para su Departamento después de acumular ya cuatro meses haciendo frente a la crisis provocada por la COVID-19.
Repollés ha asegurado que trabaja por garantizar el carácter público del sistema sanitario en un contexto de “incertidumbre”, “cambiante día a día” y “agravado”respecto al vivido en marzo por la recuperación de la movilidad y el contacto social que no contemplaba tener que afrontar cuando accedió al cargo. Pese a todo, ha defendido como líneas a impulsar durante su mandato un sistema sanitario integral, público y equitativo en el que “debe caber todo el mundo”, que sitúe a la persona como eje de todas las decisiones, que logre atender las reivindicaciones de los profesionales y que apueste por la innovación.
En cuanto a la cobertura del sistema, la consejera ha recordado las decisiones de garantizar la asignación de médico de familia a los extranjeros en situación administrativa irregular, así como la situación de alta en el sistema de los temporeros extranjeros para asegurar la “trazabilidad” de las muestras y el control y seguimiento de los estados infecciosos.
Como uno de los principales asuntos por resolver, Repollés ha reconocido que la pandemia ha obligado a suspender consultas y pruebas diagnósticas y también ha impedido aplicar el borrador redactado en julio para tratar de resolver la lista de espera quirúrgica de las intervenciones no urgentes, que ya acumula más de diez mil pacientes, una cifra que sin embargo ha asegurado ser “algo inferior” a la del año pasado por esasfechas. A ello se ha unido “la necesidad de disponer de camas UCI libres para ingresos covid y las largas estancias de esos pacientes”, ha explicado.
Repollés también ha asumido el momento “difícil” que vive Atención Primaria por “la carga de trabajo adicional” que ha conllevado el aumento de casos COVID-19,la labor de rastreo, “fundamental para la contención de la curva de contagios” y el cansancio acumulado de una primera ola “de la que no nos habíamos podido recuperar”. Una situación por la que ha asegurado que se han reforzado “intensamente” los recursoshumanos y materiales con la contratación de todos los profesionales disponibles en la Comunidad, el llamamiento a enfermeras en otras regiones e incluso del Reino Unido, así como la incorporación de nuevos perfiles, como los doscientos sesenta y ocho trabajadoressociales para equipos de rastreo.
En cuanto a las condiciones del personal sanitario, la titular del Departamento ha recordado las medidas de suprimir el nivel cero de la carrera profesional, asícomo la recuperación de nueve de los treinta y nueve de los profesionales que habían sido prejubilados. Además, y a pregunta del PP sobre la posible decisión estatal de congelar el salario de los funcionarios, Repollés se ha comprometido a que, en caso deconfirmarse ese “rumor”, se “aplicará” para intentar que afecte ”lo menos posible” a la profesión o que incluso “no tenga ninguna repercusión”.
En el turno de los grupos, la diputada popular Ana Marín ha defendido que es el momento de “mover el engranaje” de la sanidad aragonesa, “parado hace mucho tiempo”, porque no puede limitarse a afrontar el problema de la COVID-19. Por ello, le ha planteado diferentes cuestiones sobre infraestructuras, como el hospital de la ciudad de Alcañiz, que sigue sin UCI, o el centro de salud del barrio de Jesús de Zaragoza, delque “desapareció” una partida de medio millón de euros “y para el que ahora, a bombo y platillo, anuncian cien mil euros”. También se ha interesado por su proyecto para la Atención Primaria y la salud mental, una “asignatura pendiente” cuya situación se havisto “agravada” por la COVID-19.
Olvido Moratinos (PSOE) ha señalado como guías del Departamento el cumplimiento del plan de salud 2030 y el de salud mental. Y, como tareas a afrontar, ha mencionado la “recuperación” del trato entre profesional y paciente, el desarrollo tecnológico para evitar desplazamientos innecesarios y “reactivar” el diálogo y el “contacto estrecho” con los profesionales.
Por parte de Ciudadanos, Susana Gaspar ha considerado que Repollés está llamada a cerrar “las vías de agua y reconstruir” el sistema cuyas “vergüenzas” ha hecho aflorar la COVID-19, entre las que ha enumerado la atención normal de las patologías ajenas a la pandemia, las infraestructuras pendientes, la falta de personal en el medio rural, el tiempo dedicado a cada paciente y el exceso de burocratización.
Itxaso Cabrera (Podemos EQUO Aragón) ha resaltado la labor de Atención Primaria como “puerta de acceso” a la sanidad que ha soportado “la cara más dura” de la pandemia y ha reivindicado “una reestructuración” del sistema sanitario para pasar del modelo “de curar” al “de cuidar”, tanto a los pacientes como “a los que cuidan”.
Isabel Lasobras (CHA) ha significado la dificultad del momento en el que ha accedido al cargo la consejera, que se ha visto obligada a tomar decisiones “muy complejas” y está realizando un buen trabajo de “coordinación” con otros departamentos. Aun así, ha señalado la necesidad de mejorar los ambulatorios rurales, la salud mental y las condiciones laborales de los profesionales.
Desde Vox en Aragón, Santiago Morón ha solicitado a Repollés que “asuma el liderazgo” y contacte con los profesionales de Atención Primaria para evitar una huelga,que adopte “medidas reales” para abordar el problema de las listas de espera, el cambio generacional de profesionales, las convocatorias de plazas insuficientes y su fuga a otras regiones y la mejora de la colaboración con la sanidad privada.
Por el PAR, Esther Peirat ha señalado la conveniencia de alcanzar un pacto con los profesionales para mejorar sus condiciones laborales y ha trasladado preocupaciones como las medidas contra la pandemia previstas en los colegios, el “malestar” de los usuarios de los centros de salud locales y la preparación de los hospitales ante una nueva avalancha de casos COVID.
En último lugar, el diputado de IU, Álvaro Sanz, ha estimado el momento de la comparecencia como “complicado, pero también propicio para realizar un diagnósticoque provoque un cambio en el modelo sanitario en cuestiones como la atención primaria, la rehabilitación, que ni está ni se la espera o la salud mental”.

Notas de prensa relacionadas: