Actualidad

Nota de prensa

Leal reconoce que las aportaciones estatales “camuflan” la caída de los ingresos en Aragón y presume una situación “muy complicada” en los próximos ejercicios

Leal reconoce que las aportaciones estatales “camuflan” la caída de los ingresos en Aragón y presume una situación “muy complicada” en los próximos ejercicios
El director general de Presupuestos, Financiación y Tesorería ha comparecido en el órgano sectorial del Parlamento a petición del PP para dar cuenta del grado de ejecución de los presupuestos de 2020 y ha aprovechado para lamentar que el Gobierno de España todavía no haya fijado el objetivo de estabilidad ni el importe definitivo de las entregas a cuenta

El director general de Presupuestos, Financiación y Tesorería, Andrés Leal, ha avanzado en la Comisión de Hacienda de las Cortes de Aragón que la situación presupuestaria de los próximos ejercicios se presume “muy complicada” por la incertidumbre que genera la evolución de la pandemia, y ha pedido “prudencia” a la hora de valorar el impacto real sobre las cuentas de este año. 

“No podemos exigir una recuperación económica hasta solventar el problema sanitario”, ha advertido el responsable económico de la DGA, quien ha dado por hecho un incremento del déficit y el endeudamiento en el contexto internacional para los próximos años. Atendiendo al motivo de la comparecencia solicitada por el PP, la de informar sobre el grado de ejecución de los presupuestos de 2020, Leal ha explicado que en el apartado de gastos las cuentas actuales alcanzan cotas similares a las de los años precedentes, con un grado de ejecución del 61,3 por ciento si se incluye la ratio sobre créditos comprometidos.

Ese porcentaje de cumplimiento fluctúa levemente en los tres primeros capítulos del presupuesto (el 58,2 por ciento en el I, el 56,9 por ciento en el II, y el 58,3 por ciento en el capítulo III) y se queda en el 54,4 por ciento en el capítulo IV de subvenciones y transferencias a otros entes, algo que, en su opinión, refleja “el esfuerzo” de la Administración por recuperar “dinámicas de normalidad y de estímulo” en medio de una realidad fuertemente condicionada por  los efectos de la COVID-19. 

En cuanto al capítulo de ingresos, Leal ha reconocido que la caída en la recaudación de los tributos propios y cedidos aparece “camuflada” por las aportaciones que vienen realizando el Gobierno de España. Entre ellas, las entregas a cuenta sobre la base “irreal” de la previsión de crecimiento del PIB del 1,6 por ciento, que han supuesto un incremento en los ingresos de 350 millones de euros respecto a 2019, algo que, como ha advertido, “habrá que afrontar en los ejercicios venideros”, así como 23 millones de euros procedentes de la aportación estatal extraordinaria para garantizar la prestación de los servicios básicos por la comunidades autónomas y el reparto del fondo Covid, del que Aragón ya ha recibido 146,6 millones de euros en el primer tramo y 53,4 en el segundo. Con todo ello, las cuentas públicas aragonesas presentan un 55,5 por ciento de ejecución de los ingresos no financieros (56,23 por ciento atendiendo a la evolución de los ingresos corrientes) y el déficit hasta el mes de junio, según los criterios de contabilidad nacional, alcanza los 111 millones de euros. 

Para Leal, la COVID-19 ha agravado la “situación de debilidad” que supone arrastrar un déficit acumulado por la Comunidad de 8.835 millones de euros, en el que se incluyen los pagos de tesorería a emprendedores y autónomos del pasado mes de marzo, y reflejan “la insuficiencia financiera de las comunidades autónomas”. Frente a ello, el director general ha lamentado haber tenido que presentar un PEF sin un objetivo de estabilidad ni para este año ni para el trienio 2021-2023, y que no se haya concretado todavía el importe definitivo de las entregas a cuenta. Un dato para el que de momento se echa mano de las previsiones de la AIRef, que prevén una caída de los ingresos de hasta el diecisiete por ciento. 

Por último, ha negado que el presupuesto de 2020 esté “cerrado” desde marzo y ha defendido la política de decretos leyes aprobados “con amplias mayorías” para, primero, hacer frente a la crisis sanitaria, luego volver a la normalidad y, por último, “relanzar” los fondos previstos en la Estrategia aragonesa para la recuperación social y económica. “Reelaborar el presupuesto con un nuevo proyecto de ley lo habría inhabilitado y nos habríamos ido a septiembre y octubre”, ha comparado. 

El turno de intervención de los grupos lo ha abierto como solicitante de la comparecencia la diputada del PP Carmen Susín, quien ha reprochado al Ejecutivo estar “eternizando” la “arbitrariedad” y la “falta de transparencia” que, a su juicio, supone gobernar vía decretos con un presupuesto “cerrado” desde marzo. “La pandemia se puede prolongar en el tiempo y hay que normalizar la convivencia con el virus”, ha reclamado la popular, para quien vienen tiempos “muy complicados” que Aragón encara con la necesidad de afrontar un Plan Económico Financiero (PEF) tras haber incumplido en 2019 los objetivos de déficit, deuda y gasto y la carga que supondrán las liquidaciones negativas de los próximos años tras las aportaciones a cuenta del Estado en 2020. Además, ha preguntado los motivos de la baja ejecución del capítulo VII del presupuesto, si se han realizado más retenciones a cuenta durante estos meses y en qué departamentos.  

Óscar Galeano (PSOE) ha destacado “la capacidad de equilibrio y la humildad” del director general para reconocer la existencia de un déficit estructural en unos presupuestos, “de fachada atractiva”, que camuflan “reparaciones preocupantes” para las que ha considerado conveniente la reforma del sistema de financiación. 

José Luis Saz (Ciudadanos) ha relativizado la situación del presupuesto de este año, “dopado” por el Estado y que presenta un “boquete” de ciento treinta millones por el gasto sanitario, y ha fijado su mirada en las cuentas públicas de 2021, sobre las que pedido avanzar un análisis de los ingresos y el calendario previsto para presentarlas. 

Para Marta Prades (Podemos EQUO Aragón) es el momento de “ser valientes y endeudarse” para garantizar los servicios públicos y asegurado que no será su grupo el que le ate al cumplimiento del objetivo de déficit. Además, ha señalado que las 273 medidas acordadas en la Estrategia necesitarán de financiación “o no servirán de nada”.  

Carmen Martínez (CHA) se ha planteado si las reglas vigentes en materia presupuestaria permitirán elaborar unos presupuestos adecuados para 2021 y 2022 porque, según ha advertido, “la deuda habrá que amortizarla y ya hay expertos que ya apuntan al incremento de las desigualdades”. 

Desde Vox en Aragón, David Arranz ha defendido que el presupuesto de 2020 “no sirve” y ha requerido al Ejecutivo que “racionalice” el gasto evitando “duplicidades”, reduciendo la “maraña” administrativa y “poniendo orden” en la política de ayudas y subvenciones para reasignar los recursos en favor del gasto en sanidad, educación y servicios sociales. 

Esther Peirat (PAR) ha recordado que su grupo sigue reivindicando como una “asignatura pendiente” la reforma del sistema financiero, que, junto con las entregas a cuenta, el techo de gasto y las entregas no condicionadas, serán “imprescindibles” para afrontar los efectos de una crisis para la que Aragón necesita “estabilidad”. 

Por último, ante la “profundización en el desequilibrio estructural” a que aboca la actual crisis y la situación de incertidumbre, el portavoz de IU, Álvaro Sanz ha reclamado abordar el necesario incremento de los ingresos con “políticas anticíclicas” para devolver a la Comunidad su capacidad para ser “tractor” de la economía.

Notas de prensa relacionadas: