Actualidad

Nota de prensa

Las Cortes reclaman la unidad de radioterapia para Teruel y que la consejera Repollés explique en Alcañiz el proyecto del futuro hospital que piden agilizar al máximo

Las Cortes reclaman la unidad de radioterapia para Teruel y que la consejera Repollés explique en Alcañiz el proyecto del futuro hospital que piden agilizar al máximo
La popular Ana Marín ha llevado a la Cámara dos iniciativas sobras las dos futuras infraestructuras turolenses por las que también ha solicitado sin éxito que el ochenta por ciento de las camas del centro de Teruel fueran individuales y que se instalase una UCI en el actual hospital de la ciudad del Bajo Aragón

El Parlamento aragonés ha acordado esta mañana pedir al Gobierno de Aragón que garantice la unidad de radioterapia para el nuevo hospital de Teruel y que agilice “al máximo” la tramitación administrativa de la futura infraestructura sanitaria de Alcañiz (Teruel), a donde piden que acuda la consejera de Sanidad, Sira Repollés, antes de que acabe el año para explicar a los vecinos la situación en la que se encuentra el proyecto. 

Estos han sido los tres puntos de un total de seis que, votados por separado, han prosperado de las dos iniciativas parlamentarias presentadas por el PP y debatidas de forma conjunta sobre los proyectos de los hospitales de Teruel y Alcañiz. 

La popular Ana Marín ha sido la encargada de exponer los argumentos de este doble impulso al Ejecutivo autonómico, al que ha acusado de “opacidad y falta de transparencia” sobre el proyecto alcañizano por la reunión “a puerta cerrada” de la consejera Repollés con el alcalde de Alcañiz y una concejal de IU. También ha reprochado las recientes declaraciones de la consejera en las que asumió como inevitable el futuro descenso de la población en Teruel y restó importancia a la demanda de incrementar el porcentaje de habitaciones individuales en el centro hospitalario de la capital turolense. “Decir que perdemos población no es excusa para hacer un hospital del siglo XXI y supone reconocer un fracaso que no merecemos los turolenses”, ha manifestado.  

Sobre esta infraestructura, los votos de PP, Ciudadanos, Vox en Aragón e IU y las abstenciones del resto han permitido sacar adelante la petición para que la DGA se comprometa a garantizar la unidad de radioterapia para que los enfermos de cáncer no se vean obligados a desplazarse a Zaragoza. En este punto, Marín ha rechazado una enmienda de Podemos EQUO Aragón que pedía introducir el matiz de instar al Ejecutivo a “continuar trabajando” en ese objetivo “porque el actual proyecto no ha contemplado un espacio para ubicar el búnker de radioterapia”, ha explicado. 

La proposición no de ley también instaba por un lado a modificar el proyecto para que el ochenta por ciento de las camas fueran individuales, una propuesta defendida por PP, Ciudadanos y Vox en Aragón en la que IU se ha abstenido y el resto ha votado en contra. El tercer punto, que también ha decaído, ha sido el referido a la puesta en marcha de un circuito separado para enfermedades infecciosas para afrontar situaciones como la actual de la Covid-19, que ha sumado los votos favorables de PP, Ciudadanos,Vox en Aragón e IU frente a la mayoría en contra del voto ponderado de PSOE, Podemos EQUO Aragón, CHA y PAR. 

En cuanto a la proposición no de ley referida al futuro hospital de Alcañiz, la Cámara ha aprobado por unanimidad agilizar al máximo la tramitación administrativa para que se reanuden las obras a la mayor brevedad posible y que se informe puntualmente sobre dicha tramitación a todas las administraciones afectadas, así como instar a la consejera de Sanidad a visitar Alcañiz antes de que acabe este año “y atienda a todos los ciudadanos del Bajo Aragón histórico que así lo deseen con los medios oportunos teniendo en cuenta la situación de pandemia actual que estamos viviendo”, un textual que ha sido transaccionado entre el PP y los grupos del cuatripartito.  

En cambio, el tercer punto, el referido a la puesta en marcha de una UCI en el actual hospital, bien en sus instalaciones actuales o bien en algún edificio aledaño como ya propuso el PP en una iniciativa anterior, se ha quedado en el camino una vez más por el voto ponderado. En este caso han votado a favor PP, Ciudadanos y Vox en Aragón; PAR e IU se han abstenido y PSOE, Podemos EQUO Aragón  y CHA han votado en contra. 

Desde el resto de grupos, la socialista Pilimar Zamora ha tildado las dos iniciativas de “oportunismo político” que sólo buscan “hacer ruido” y “no aportan nada constructivo” y ha pedido la votación por separado. Itxaso Cabrera (Podemos EQUO Aragón) ha acusado al PP de “ralentizar” las obras en el pasado porque “apostaba por una privatización” y ha puesto en duda la propuesta sobre las habitaciones individuales mejore la calidad del servicio. Además ha enmendado in voce el punto sobre la radioterapia para dejar constancia de que la DGA ya viene trabajando en ello. 

El punto de vista de CHA lo ha establecido Isabel Lasobras, para quien aceptar esas modificaciones “supondría tener que redactar un nuevo proyecto, paralizar las obras, además del dinero que ya se ha gastado”. Sobre la radioterapia, ha asegurado que la tecnología que ahora se emplea no tiene nada que ver con la que se instalará en el nuevo centro de Teruel. 

Por el PAR, Esther Peirat ha coincidido tanto en la necesidad de agilizar ambas infraestructuras como en lo inoportuno de modificar ahora el proyecto del hospital de Teruel. Y sobre la UCI para el actual hospital de Alcañiz, ha hecho suya la reivindicación, pero ha aducido un informe que desaconseja su instalación. Un informe que fue solicitado por el PP y del que su diputada, Ana Marín, ha asegurado enterarse en ese mismo momento de su dictamen por boca de Peirat. 

Al margen de los grupos que habían enmendado por escrito los términos de la visita de Repollés a Alcañiz, la diputada de Ciudadanos Susana Gaspar ha acusado al Ejecutivo de “desconcierto, desinformación, falta de transparencia e inconcreción sobre las fechas de licitación”, así como de “recochineo” por haber estimado que la paralización de las obras del hospital de Teruel era una “oportunidad” para introducir unas modificaciones que a su juicio “se han quedado en las que se han podido pintar en el plano”. 

Santiago Morón (Vox en Aragón) ha lamentado que en estos momentos los turolenses sean “aragoneses de segunda” y ha reprochado a los grupos mayoritarios que sigan “echándose los trastos” en lugar de resolver los problemas de la asistencia y la equidad en la atención sanitaria. 

Por último, Álvaro Sanz (IU) ha achacado los sucesivos retrasos al “intento de privatización”,  “las bajas temerarias” en la contratación pública y las varias “reformulaciones” y ha mostrado sus dudas sobre la conveniencia de las habitaciones individuales, pero se ha mostrado a favor de que se aceleren los trabajos, de que se ofrezcan explicaciones y de la radioterapia para Teruel.

 

VOX EN ARAGÓN SE QUEDA SOLO EN SU PETICIÓN DE UNA ZONA ÚNICA 

La Comisión de Sanidad también ha debatido una moción presentada por el diputado de Vox en Aragón Santiago Morón para que la próxima aprobación del mapa sanitario de la Comunidad disponga un único sector para la atención especializada con el fin de “garantizar la equidad de todos los usuarios en el acceso a los especialistas, con independencia del área de salud a la que pertenezcan”. Morón ha pedido asumir la realidad de que no se puede tener especialistas en todos los hospitales y apostar por esta reforma, que, a su juicio, mejoraría la atención especializada a los pacientes, no supondría un incremento del presupuesto e incluso adelgazaría el sistema. Su iniciativa sólo ha encontrado las abstenciones de PP y Ciudadanos y el mayoritario voto en contra del resto de grupos. 

Leticia Soria (PSOE) ha defendido que todos los pacientes puedan acceder a las mismas prestaciones “sin perjuicio de ordenar el mapa en una u ocho zonas”. Carmen Susín (PP) ha mostrado sus dudas porque la zona única engordaría las listas de espera de los hospitales de Zaragoza y no garantizaría la calidad de la atención en los periféricos. Susana Gaspar (Ciudadanos) ha coincidido en que una única zona sanitaria “provocaría una sobrecarga” de los hospitales de Zaragoza y convertiría en “residuales” a los periféricos. Desde Podemos EQUO Aragón, Itxaso Cabrera ha estimado que “la centralización administrativa supone acabar con los servicios en el medio rural”. Isabel Lasobras (CHA) ha apuntado que el actual modelo atiende a cómo es el territorio, su población envejecida y dispersa, aporta “seguridad jurídica y ahonda en la transparencia”. Esther Peirat (PAR) ha considerado que un único sector “no ayudaría a la organización del sistema ni contribuiría a su equidad”. Para Álvaro Sanz (IU), “los retrasos en atención especializada no se van a solucionar por tener uno u ocho sectores” y ha abogado por “el refuerzo de personal y medios”. 

 

 

 

Notas de prensa relacionadas: