Actualidad

Nota de prensa

La directora del CITA considera que la pandemia es “una oportunidad única” para mostrar la utilidad de la investigación al servicio de la sociedad aragonesa

La directora del CITA considera que la pandemia es “una oportunidad única” para mostrar la utilidad de la investigación al servicio de la sociedad aragonesa
Lucía Soriano ha comparecido a instancia de la consejera Maru Díaz en la Comisión de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, donde ha destacado la apuesta la salud global o ‘one health, así como la “agilidad” del personal del centro para anticiparse a organizar el trabajo antes del confinamiento

La directora del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), Lucía Soriano, ha considerado esta mañana en las Cortes de Aragón que la actual crisis derivada de la pandemia supone “una oportunidad única” para mostrar la utilidad y la necesidad de poner la investigación “al servicio” de la sociedad aragonesa. 

Esa reflexión pragmática ha formado parte de una comparecencia ante el órgano sectorial de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento a instancia de su consejera Maru Díaz para explicar precisamente las actuaciones del centro en relación con la Covid-19. Una circunstancia que ha servido, a su juicio, “de revulsivo” para reflexionar qué se puede aportar desde la perspectiva de la investigación agroalimentaria y forestal en pleno proceso de participación tanto interna como externa para el próximo plan estratégico y de acelerador de los cambios de organización y reporte de la labor realizada que Soriano pensaba implantar de forma más gradual. 

Una de las principales líneas estratégicas del CITA para los próximos años será la de la salud global o ‘one health’, por la que se establece que la salud humana está “inexorablemente unida” a la salud ambiental. Una postura avalada por la OMS, la ONU para la Alimentación y la Agricultura y la Organización Mundial para la Salud Animal que, según ha explicado Soriano, pretende la mejora de la salud pública mediante la salud de los alimentos y la interacción de la salud de los seres humanos, los animales y las plantas. A partir de ese marco de acción, el CITA se propone reforzar líneas propias de trabajo como la investigación en zoonosis, en la que el centro es referencia internacional en el estudio de la brucelosis, así como la reducción de la contaminación y la resistencia a antibióticos por el uso excesivo de antimicrobianos en la asistencia sanitaria animal y humana, que, según ha apuntado, provoca 33.000 muertes al año en la UE y que en Aragón preocupa especialmente por el crecimiento del sector del porcino. 

En cuanto a la colaboración interdepartamental, la directora del CITA ha destacado la iniciativa puesta en marcha en septiembre en colaboración con el Instituto Aragonés del Agua, Salud Pública y la Fundación Araid para la detección temprana de la covid-19 en aguas residuales. Una labor conjunta que con el tiempo pretende convertirse en un “método de vigilancia epidemiológica” para la “adopción rápida de políticas públicas contra los rebrotes”, según ha destacado, no sin advertir que este objetivo requiere de “más tiempo” para sacar “el máximo potencial” de los datos recogidos y ver cómo integrarlos “en una toma rápida de decisiones”. 

Donde precisamente se produjo esa rápida toma de decisiones fue en la organización del trabajo en el CITA a raíz de la primera declaración del estado de alarma y el confinamiento domiciliario, lo que, según ha destacado, ha permitido evitar que se haya producido ninguna afección en los ingresos del centro y se haya tenido que paralizar ninguna línea de trabajo. Soriano ha recordado que en los primeros días del mes de marzo su equipo ya se reunió para analizar cómo funcionaría el centro en caso de confinamiento. De esa reunión, las posteriores comisiones constituidas y los dos millares de conversaciones mantenidas durante este tiempo ha surgido “una planificación semanal por objetivos” y “un reporte diario” de la labor de cada trabajador que desempeña su labor desde casa. “Esto me permite saber cuánta gente va a acudir cada día al centro y lo que cada uno está haciendo”, ha destacado. 

Por parte de los grupos parlamentarios, Carmen Soler (PSOE) ha destacado la condición del CITA de “centro de referencia internacional” y sus iniciativas de colaboración con otras entidades y de escucha activa con el proceso de participación. 

Por su parte, Pilar Gayán (PP) ha agradecido “la transparencia” del CITA y ha preguntado por el motivo para no haber usado sus recursos para realizar pruebas PCR y si el estudio de las aguas residuales funciona “como alerta temprana o, en realidad, sólo sirve de “confirmación a posteriori”.

Desde Ciudadanos, Beatriz Acín ha aludido al proceso de participación del plan estratégico y ha recordado las varias iniciativas de su grupo en la línea de invertir en I+D+i, un apartado en el que “llegamos tarde y mal”, ha considerado. 

Itxaso Cabrera (Podemos EQUO Aragón) ha valorado como “muy oportuno” el concepto de ‘one health’ mediante la cooperación y la coordinación entre todos los niveles y le ha pedido que avance las líneas del próximo presupuesto para el CITA. 

La parlamentaria de CHA Isabel Lasobrasse ha quedado con “la utilidad práctica” de la labor investigadora del CITA y la estrategia aragonesa sobre salud global y ha preguntado si hay algún medio de difundir el resultado del estudio sobre las aguas residuales. 

Mientras tanto, Marta Fernández (Vox en Aragón) se ha interesado por el estudio de zoonosis y ha pedido datos sobre la resistencia de los antibióticos en el porcino y la prueba de aguas. Por otro lado, Jesús Guerrero (PAR) ha celebrado la actividad y la fama internacional que atesora el CITA y ha comentado iniciativas como el estudio de la zoonosis o la concepción general one health y ha pedido información sobre el centro de bioeconomía de Teruel.   

Por último, Álvaro Sanz (IU) ha constatado un “cambio diametral y para bien” en la filosofía estratégica del Instituto, ha destacado su impacto social con pocos recursos como en el caso del estudio de las aguas residuales y también le ha preguntado por el centro de bioeconomía de Teruel.

Notas de prensa relacionadas: