Actualidad

Nota de prensa

El Gobierno de Aragón negociará la semana que viene con los sindicatos las condiciones laborales de los profesionales sanitarios ante la amenaza de huelga

El Gobierno de Aragón negociará la semana que viene con los sindicatos las condiciones laborales de los profesionales sanitarios ante la amenaza de huelga
El director gerente del Servicio Aragonés de Salud, José María Arnal, se ha comprometido a negociar “sindicato a sindicato” para tratar de atender las demandas de los colectivos médicos y de enfermería en un momento todavía de “riesgo extremo” por la elevada ocupación de las camas UCI (45 por ciento), que apunta a mejorar por el dato de 162,5 positivos por cada cien mil habitantes de los últimos siete días

El director gerente del Servicio Aragonés de Salud, José María Arnal, ha asegurado en su comparecencia en las Cortes de Aragón que, a partir de la semana que viene, Sanidad se sentará a negociar “sindicato a sindicato” las condiciones laborales del personal médico y de enfermería al margen de la amenaza de huelga que planea en el sistema sanitario aragonés a partir del próximo 3 de diciembre, algo que ha considerado sería “totalmente dañino para la sociedad”.

 

Arnal, que apenas lleva un mes en el cargo, ha realizado este anuncio durante su primera comparecencia en la Comisión de Sanidad, a petición en este caso de Ciudadanos, para informar sobre las medidas adoptadas por el SALUD para hacer frente a los rebrotes de la Covid-19, de las que ha hecho un somero repaso desde el mes de junio. Todas ellas, ha remarcado, se han sustentado en “la transparencia” del Ejecutivo, que ha ofrecido información “día a día” y ha hecho un análisis continuo de datos como los porcentajes de ocupación de camas UCI y hospitalarias y de positividad de las pruebas. Unos parámetros que, ahora mismo, según ha señalado, sitúan todavía a Aragón en un escenario de “riesgo extremo” por contar con un 45 por ciento de ocupación de UCIs y “un riesgo alto” por el 12 por ciento de ocupación de camas hospitalarias. Y ello, pese a constatar la mejoría en los datos de incidencia acumulada a catorce días (411,5 casos por cien mil habitantes) y a siete días, que baja hasta los 162,52 positivos. En ese aspecto, Arnal ha destacado la mejoría respecto a la primera ola porque disponemos de más pruebas, conocemos mejor la enfermedad y la estancia media de los pacientes es menor”. 

 

En cuanto a las medidas adoptadas, el director gerente del SALUD ha destacado la reserva estratégica de material almacenada en Plaza y la Feria de Muestras, que garantiza el suministro para ocho semanas y que, entre julio y octubre, ha permitido la distribución de más treinta millones de guantes, 3,5 millones de mascarillas quirúrgicas y medio millón de las FFP2 y FFP3, así como 145 equipos  nuevos de respiradores.

 

También ha hecho hincapié en “el esfuerzo” para la contratación de 1.409 profesionales, 400 sólo en octubre, la incorporación de ochenta rastreadores militares que con el descenso de casos se van a dedicar al rastreo de contactos en colegios, el medio millar diario de pruebas PCR y la partida adquirida de 400 mil pruebas de antígenos, de la que queda por recibir la mitad. En materia de organización, Arnal ha declarado su “orgullo” por la mejora que ha supuesto la creación de un mando único para las UCIs y que la propuesta partiera de un grupo de trabajo formado por clínicos. 

 

En cuanto a los problemas pendientes de resolver, además de las condiciones laborales y la falta de personal sanitario, el responsable del SALUD ha reconocido que “hay que darle una vuelta” a la accesibilidad de los centros de salud y revisar las agendas en Atención Primaria, así como mejorar el acompañamiento en el final de la vida, fortalecer la red de salud mental y abordar un “plan de choque” para reducir las listas de espera. Un asunto sobre el que ha comentado medidas que ya se han puesto en marcha como las operaciones en la Clínica del Pilar con cirujanos de la pública y otra que está a punto de concretarse para realizar cirugías de traumatología sin ingreso en el Hospital de la Defensa.

 

Otra cuestión pendiente de organizar es la de la vacunación contra la Covid-19. “Trabajamos para concretar dónde, a quién y con qué porque hay que hacerlo muy bien, garantizando los canales de distribución y su seguridad y aplicando el ‘just in time’”, ha señalado Arnal, para quien “no resultará fácil”, pero será de ayuda la experiencia de la vacunación de la gripe, que este año ha batido el récord de más de 300 mil antigripales. 

 

Como diputada del grupo proponente de la comparecencia, Susana Gaspar (Ciudadanos) ha considerado necesario “evaluar” la situación epidemiológica hasta el momento “para ver qué ha funcionado y qué es necesario revisar” para “dejar de correr detrás del virus” y organizar un plan de atención desde el servicio de Atención Primaria antes de que llegue “el colapso” por una nueva ola. Por ello reclamado a Arnal que resuelva cuestiones como la atención en los centros de salud “hasta ahora bunkerizados”, la lista de espera quirúrgica, la gestión de los tensionados recursos humanos, la colaboración público-privada, las agendas de Atención Primaria, la vacunación de los mutualistas y la posibilidad de que los farmacéuticos de las zonas rurales puedan realizar pruebas de antígenos.

 

Desde el PSOE, Olvido Moratinos ha resaltado la respuesta del Ejecutivo ante una situación “diametralmente opuesta” a la del resto del Estado mediante la transparencia, medidas “innovadoras” en Zaragoza, un buen rastreo y la reorganización en un mando único.   

 

Por su parte, Ana Marín (PP) se ha preguntado si Arnal va a imprimir “un aire nuevo” o si será  “continuista” y ha reprochado que el Gobierno pida un esfuerzo a los aragoneses, pero no responda  a cuestiones como los consultorios sin abrir o la duración de las medidas.    

 

Itxaso Cabrera (Podemos EQUO Aragón) ha preguntado por el reparto del incremento entre el personal sanitario y los gastos farmacéutico y de material y si las medidas para abordar las listas de espera serán coyunturales o han venido para quedarse.   

 

La opinión de CHA ha corrido a cargo de Isabel Lasobras, que ha destacado la adopción de “medidas adecuadas” para contener la expansión del virus y la “transparencia” del Departamento. Además de llamar a evitar “una cuarta ola que nos haría mucho daño”, ha pedido afrontar las listas de espera. 

 

Para Santiago Morón (Vox en Aragón), “la reserva estratégica no debe estar en Plaza, sino repartida convenientemente entre los profesionales”. Además, ha pedido un plan de refuerzo permanente de las plantillas y diálogo para evitar la huelga de diciembre.

 

Esther Peirat (PAR) ha destacado “el esfuerzo de transparencia” y “la respuesta rápida” del Gobierno antes los rebrotes de junio y medidas como la reserva estratégica para ocho semanas, la gestión de los recursos humanos y la labor de diagnóstico precoz.

 

Por último, Álvaro Sanz (IU) se ha centrado en problemas como las listas de espera de hasta doce días en AP, el suministro de la vacuna de la gripe, las colas de la gente en la calle, las carencias de la atención telefónica, las recetas de crónicos y la fase de la despedida.  

Notas de prensa relacionadas: