Actualidad

Nota de prensa

El secretario de Estado para la UE solicita la colaboración de Aragón para presentar proyectos que contribuyan a transformar el capital humano y la estructura económica

El secretario de Estado para la UE solicita la colaboración de Aragón para presentar proyectos que contribuyan a transformar el capital humano y la estructura económica
Juan González-Barba ha mantenido una reunión de trabajo con los grupos parlamentarios de las Cortes en la Ponencia de Asuntos Europeos, en la que ha detallado los planes del Ejecutivo central para el reparto de los fondos, los requisitos asociados a la justificación de resultados que imponen las autoridades europeas y los posibles plazos para su llegada

El secretario de Estado para la Unión Europea, Juan González-Barba ha participado esta mañana en la Ponencia de Asuntos Europeos de las Cortes de Aragón, en la que ha trasladado a los grupos parlamentarios la necesidad de que Aragón, junto al resto de comunidades autónomas, trabaje “coordinadamente” con el Gobierno central en acciones concretas para contribuir “a la recuperación, el desarrollo y transformación de España y Aragón en el largo plazo mediante la mejora del capital humano y el refuerzo de la estructura económica del país”. Un propósito encaminado al aprovechamiento en los próximos tres años de los primeros 59.000 millones de euros en transferencias que tiene asignados España más 12.400 millones de los fondos React-UE (destinados a financiar iniciativas en la educación, la sanidad y los servicios esenciales que palíen los efectos de la pandemia) a través de los fondos de la política de cohesión y que, en el caso de Aragón, supondrá una inyección de 267 millones de euros. 

 

“Si hemos sido capaces de llegar a acuerdos con gobiernos europeos de distinto signo, en España también podemos alcanzar grandes acuerdos para la modernización de nuestras administraciones públicas y la economía”, ha confiado un González-Barba que ha recordado las prioridades del Gobierno central en materias como la digitalización y la transición ecológica (líneas ya marcadas por Europa), además de la inclusión “para no dejar a nadie atrás” y la igualdad de género, así como su apuesta por una “acción coordinada” mediante la “cogobernanza con las comunidades autónomas, “que gestionarán o en cuyo territorio se desembolsará el cincuenta por ciento de los fondos”, y la creación de la Conferencia sectorial del plan de recuperación nacional con las regiones y las entidades locales que liderará la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. 

 

La “celeridad” a la hora de desarrollar los proyectos del plan nacional diseñado a tres años para “maximizar el impacto en la recuperación de la economía y cuyo primer borrador ya ha presentado en Europa la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, dependerá en buena parte, según ha advertido el secretario de Estado, de “la calidad y la gestión de las propuestas de todas las administraciones públicas españolas. En ese sentido, ha comentado la reciente adaptación de los procedimientos administrativos que, en línea con la iniciativa que se desarrolla en Aragón del proyecto de ley de simplificación, busca la “reducción de plazos, evitar el exceso de cargas administrativas y la sobrerregulación”, así como, en colaboración con el sector privado, la introducción del instrumento jurídico de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación de la Economía (PERTEs). 

 

González-Barba ha advertido a los grupos sobre la peculiaridad de estos fondos, diferentes a los ya conocidos de cohesión, porque en este caso irán ligados al “potencial transformador” de los proyectos “bajo una visión mucho más amplia y estratégica basada en los resultados.” La traducción es que el Consejo de Europa ejercerá un control mucho mayor del destino de esos fondos. Así, el secretario de Estado ha explicado que, conforme se vayan cumpliendo los objetivos de país marcados y el Ejecutivo español vaya incurriendo en los gastos, podrá acudir a la Comisión (un máximo de dos veces al año) para solicitar nuevos desembolsos “siempre que justifique el cumplimiento de las metas y los hitos establecidos en el plan”, ha remarcado.        

 

En cuanto a los próximos pasos a dar por cada Administración y el calendario hasta la llegada de las ayudas europeas, el secretario de Estado ha detallado que cada país debe enviar sus propuestas antes del próximo treinta de abril, momento en el que la Comisión dispondrá de un plazo de dos meses para elevar sus evaluaciones al Consejo de Europa, que se tomará un mes más para aprobar los diferentes planes, de tal forma que a finales de verano España podría disfrutar ya de un trece por ciento de la financiación preasignada.

 

Por de pronto, los veintisiete países miembros deben aprobar en sus respectivos parlamentos nacionales la autorización para que la Comisión Europea pueda emitir bonos en nombre de la UE, un trámite que podría completarse en junio. Junto a los fondos, la Comisión Europea también ha fijado el marco de financiación plurianual para los próximos siete años, que ha cifrado en 1,74 billones de euros. 

 

El resto de la comparecencia la ha dedicado a destacar la respuesta de Europa frente a la pandemia. “Pese a los titubeos y las críticas iniciales”, según ha reconocido, González-Barba ha destacado el “gran esfuerzo” realizado por la Unión para dar una respuesta rápida en materia sanitaria, con la negociación y adquisición 2.300 millones de dosis de diferentes vacunas y el refuerzo del marco europeo para las políticas sanitarias, y el programa de emergencia pandémica para la compra de deuda por el BCE por valor de 1,85 billones de euros hasta marzo de 2022, así como en materia económica, con la “triple red de seguridad” del instrumento Sure de apoyo al empleo, el programa de inversiones del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y la línea de crédito del mecanismo europeo de estabilidad por 540 mil millones de euros.      

 

A la reunión informativa también ha asistido el director general de Desarrollo Estatutario y de Asuntos Europeos, Luis Estaún, el director de la oficina de Aragón en Bruselas, Carlos Gómez Ascaso, y la presidenta de la Comisión de Asuntos para la Unión Europea del Congreso de los Diputados, Susana Sumelzo. 

 

Por los grupos parlamentarios de las Cortes, la diputada socialista Silvia Gimeno ha destacado "el papel que ha jugado España en liderar e impulsar la necesidad de instrumentalizar fondos específicos para dar respuesta a la pandemia y sus efectos". Además, ha mencionado el "gran esfuerzo" realizado por el Ejecutivo aragonés "en la planificación que debe seguirse para que los fondos consigan los efectos esperados". Por parte del Partido Popular, Mar Vaquero ha recordado que su grupo en el Congreso de los Diputados "expuso la creación de una agencia que pudiera gestionar estos fondos para garantizar principios como la transparencia y la arbitrariedad en la gestión de los fondos". Además, ha lamentado "no tener la certeza de la efectividad de los fondos".

 

El portavoz de Ciudadanos, Daniel Pérez, se ha mostrado preocupado por la "imagen que España como Estado pueda dar ante la Unión Europea, que es quien tiene que soltar el dinero". "Hasta qué punto ofrecemos imagen de solvencia cuando desde el propio Gobierno se está cuestionando la calidad de nuestro estado de derecho y de nuestra democracia", ha lamentado. La diputada de Podemos Marta Prades ha señalado que "Europa ha sido más Europa que nunca y la hemos sentido más cerca, sobre todo en la gestión del plan de vacunación con la investigación que ha sido necesario poner en marcha". Además, ha hecho hincapié en que "en esta pandemia que nos desborda hay que poner en valor la oportunidad que supone para actuar de otra manera".

 

Joaquín Palacín, diputado de CHA, ha recalcado que "el objetivo es salir de la crisis, que nadie se quede atrás y buscar ese cambio de modelo hacia la transformación digital y la economía verde". Además, ha expuesto al secretario que "la despoblación es uno de los problemas más graves que sufre Aragón" y ha denunciado la "desigualdad" a la hora de prestar servicios de calidad. Por parte de Vox, el diputado Santiago Morón ha calificado como "fundamental" la llegada de los fondos europeos pero ha mostrado su "preocupación" por si "van a llegar fondos suficientes para que Aragón responda a sus aspiraciones en materia de desarrollo logístico, de comunicaciones, de fortalecimiento del empleo y de lucha contra la despoblación".

 

Jesús Guerrero, diputado del PAR, ha asegurado que "Aragón tiene una alta capacidad de absorción de los fondos europeos, tradicionalmente ha hecho bien esta labor y lo quiere seguir haciendo". Además, ha celebrado que estos fondos "puedan incidir en modernizar la Administración y en potenciar a pymes y autónomos". Por último, el portavoz de Izquierda Unida, Álvaro Sanz, ha defendido que "hay que ir más allá para consolidar la salida colectiva de un problema europeo y mundial". En este sentido, ha insistido en que el reto de los fondos europeos de reactivación "no se circunscribe sólo a si somos capaces de absorberlos correctamente, sino si somos capaces de garantizar que el impacto de estos fondos cumple con los objetivos previstos".

Notas de prensa relacionadas: