Actualidad

Nota de prensa

El director de la Oficina del Gobierno de Aragón en Bruselas califica como “más que razonable” el cumplimiento de los objetivos marcados por el órgano de representación internacional

El director de la Oficina del Gobierno de Aragón en Bruselas califica como “más que razonable” el cumplimiento de los objetivos marcados por el órgano de representación internacional
José Carlos Gómez ha defendido ante la Comisión Institucional y de Desarrollo Estatutario la labor de la Oficina ante la denuncia sobre la “escasez de recursos” planteada por el PP, grupo proponente de su comparecencia, a la vez que ha anunciado la puesta en marcha de un proceso de selección de un puesto de refuerzo ante la llegada del fondo Next Generation

El director de la Oficina del Gobierno de Aragón en Bruselas, José Carlos Gómez, ha defendido en las Cortes la consecución “más que razonable” de los objetivos marcados para el órgano de representación de la Comunidad gracias al “contacto directo y permanente” con las confederaciones y clústeres empresariales, los centros de investigación, la Universidad y los directores generales de los diferentes departamentos del Ejecutivo autonómico.  

 

Gómez ha respondido así a la denuncia sobre la “escasez de recursos” planteada por el PP, grupo proponente de su comparecencia en la Comisión Institucional y de Desarrollo Estatutario para informar sobre el desarrollo de las actividades de la Oficina del Gobierno de Aragón en Bruselas durante el último año. “No hay duda de que cuanto más personal pudiéramos tener mejor podríamos desarrollar nuestro trabajo, pero es importante tener una estrategia, unos objetivos y un interés por la participación y la cooperación en asuntos europeos y, en realidad, no estamos solos porque trabajamos en cooperación con el resto de colegas del Gobierno de Aragón y estamos en contacto directo con los directores generales de los diferentes departamentos”, ha explicado. En ese sentido, en su última intervención ha comentado que la Oficina tiene abierto un proceso de selección de un puesto de refuerzo ante la perspectiva que se abre ahora con la llegada del fondo Next Generation y el mecanismo de recuperación y resiliencia. “Habrá muchos proyectos y tendremos que saber moverlos en Bruselas”, ha razonado.  

 

El responsable de la Oficina ha reconocido que la pandemia alteró un año “prometedor” que ya presentaba una agenda “apasionante” con asuntos como el marco financiero plurianual, la resolución del Brexit, el pacto verde y el mecanismo de transición ecológica. Ello obligó finalmente a desarrollar un sistema de teletrabajo que a su juicio ha funcionado “bastante bien”, pese a que “no se consiguen los mismos objetivos que hablando en persona y estando atentos en los ‘breaks’ en los pasillos durante los periodos de corte entre reuniones” y aunque la difusión de la actividad “se ha resentido”. “Había que elegir entre unas tareas u otras y desgraciadamente había poco que mostrar, se hacía todo de manera telemática y era difícil poner un tuit de interés y que fuera atractivo para el público”, ha argumentado. 

 

Pese a ello, Gómez ha asegurado que la Oficina ha realizado una labor de comunicación importante a través de los clústeres reconocidos de la región y se ha intensificado la participación en proyectos europeos de cooperación en la búsqueda de financiación pública competitiva. Una tarea que ha defendido debe ser “temática y no puntual” por la dificultad que entrañan los proyectos de cooperación. En ese sentido, ha destacado que desde este año Aragón es ya miembro “de pleno derecho” de la Iniciativa Vanguard, que reúne a 39 regiones europeas industrializadas y promueve sinergias y especializaciones inteligentes en áreas prioritarias para industrias emergentes y en transformación como fabricación avanzada, cero defectos e impresión 3D. 

 

Gómez ha desgranado también la labor diaria que desarrolla la Oficina aragonesa en Bruselas  dentro del Comité de las regiones, la representación semestral en el Consejo y las reuniones mantenidas (hasta 35 en 2020) con la representación permanente de España. Como ejemplo de ese trabajo, el director de la Oficina ha recordado el trabajo realizado desde 2019 y “el compromiso” arrancado a la vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de la Competencia, la danesa Margrethe Vestager para que la próxima legislación continental dé una solución que permita conceder ayudas al funcionamiento de las empresas en la provincia de Teruel (también a Soria y Cuenca) por su baja densidad de población como así sucede a modo de excepción en algunas zonas del norte de Europa.

 

Mar Vaquero (PP) ha acusado al Gobierno de Aragón de “dejación de funciones” por haber empleado dos años para nombrar al actual director de la Oficina de la comunidad en Bruselas y ha defendido que “se puede hacer mucho más” para defender los intereses de Aragón. La popular ha reconocido “la perseverancia” de su responsable para dotarla de medios pese a la “desidia” del Gobierno en una tarea que abarca “muchas funciones” y que, a su juicio, conlleva una “sobrecarga” de trabajo por no disponer de “ningún tipo de estructura”. En ese sentido, ha lamentado “el desconocimiento” que existe sobre el trabajo del órgano representativo, la falta de actividad de sus redes sociales y la no publicación de informes en el portal de transparencia y ha anunciado una iniciativa para reforzar su estructura.

 

El diputado socialista Darío Villagrasa ha defendido que la Oficina es “la herramienta perfecta de defensa de los intereses de Aragón en Bruselas”, sobre todo, porque “muchas veces nos sentimos poco identificados cuando nuestra realidad no aparece representada” en las decisiones europeas. Beatriz García, diputada de Ciudadanos, ha asegurado que “la COVID ha demostrado que Aragón tiene que estar en Europa”. Además, ha preguntado si “a pesar de la pandemia se ha avanzado en temas como el fondo para las cuencas mineras o el Corredor Atlántico Mediterráneo”.

 

Desde Podemos, la diputada Itxaso Cabrera ha celebrado que “Europa haya entendido que la respuesta a la crisis no puede ser austera y recortando los servicios públicos” y ha pedido “más transparencia en la gestión de los fondos europeos”. La parlamentaria Carmen Martínez de CHA ha defendido que la Oficina “debería ser un lobby aragonés para ejercer una presión bien hecha sobre las decisiones que se van a tomar y que afectan directamente a nuestro territorio”.

 

El diputado de Vox David Arranz se ha mostrado en contra de tener representación autonómica en Europa “por el coste que supone, porque no es positivo para el país y porque los temas que se debaten nos afectan a todos los españoles”. Jesús Guerrero, diputado del PAR, ha insistido en que la Oficina “es clave para Aragón y para España, sobre todo en este momento histórico por la aprobación del marco financiero plurianual”. Por último, el portavoz de IU, Álvaro Sanz, se ha mostrado preocupado por que “los fondos solo sirvan a grandes empresas” y ha pedido una “gestión más pegada al territorio, a las pymes y a los autónomos y coordinada como país”.

 

 

Notas de prensa relacionadas: