Se encuentra en: El Parlamento / Actualidad parlamentaria / Notas de prensa / Nota de prensa
17.02.2019
Medio Ambiente

Boné destaca que el plan de saneamiento permite a Aragón cumplir con el buen estado ecológico de sus aguas

El consejero de Medio Ambiente ha comparecido esta mañana, a petición de IU, ante la Comisión de Medio Ambiente, donde ha señalado que el desarrollo del plan integral de saneamiento de aguas residuales va a costar hasta 2015 cerca de mil millones de euros

Alfredo Boné cree ha explicado que la puesta en marcha del plan de saneamiento hasta 2015 costará cerca de mil millones de euros.


Zaragoza, 16/05/2008.- El responsable de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Alfredo Boné, ha declarado que, gracias al desarrollo actual del plan integral de saneamiento de las aguas residuales de Aragón, esta comunidad "puede cumplir con el buen estado ecológico de las aguas". El consejero ha hecho estas afirmaciones durante su comparecencia esta mañana ante la Comisión de Medio Ambiente, a petición de Izquierda Unida. Esta formación ha defendido un "planteamiento solidario y viable" del Plan y ha criticado las actuaciones que el Ejecutivo está desarrollando en el entorno del Ebro porque "no son compatibles con un programa de calidad".

Boné ha desgranado las tres etapas en las que se está desarrollando este plan, que se está aplicando en 730 municipios aragoneses -que engloban a cerca de 1.400 núcleos en los que existe una población de casi tres millones de habitantes equivalentes-, y que supone una inversión total desde su puesta en marcha hasta 2015 de "cerca de 1.000 millones de euros".

La primera fase del plan fue la puesta en marcha, hasta 2003, con las depuradoras de los municipios con más población de Aragón. Así, a finales de este año, Aragón contaba con 40 depuradoras que depuraban el 60 por ciento de la carga contaminante de las aguas. Tras ella, se puso en funcionamiento la segunda fase de este plan que desarrolla la Directiva Marco de Aguas, en la cual el Gobierno aragonés se ha implicado en las labores de limpieza de las aguas de aquellos municipios medianos de Aragón, que van de los 1000 hasta los 2000 habitantes. Según Boné, este plan ha llevado aparejado la construcción de 132 depuradoras para 171 municipios, que ha supuesto la construcción de 500 kilómetros de tubos conectores y que "ha beneficiado a unos 200.000 habitantes de la comunidad".

El consejero también ha señalado que ahora mismo se encuentran desarrollando las actuaciones necesarias para completar la tercera fase del plan, la cual aborda a aquellas poblaciones que cuentan con menos de 1000 habitantes, "aunque realmente suelen tener menos de 300". Esta fase presenta mayores dificultades, ya que muchos de los núcleos habitados se encuentran dispersos o aislados, lo que conlleva la realización de "unas 1000-1100 actuaciones hasta 2015, en muchas de las cuales se deberán emplear tecnologías adaptadas".

Tras subrayar que para 2015 esperan contar con 1.431 depuradoras en la comunidad, "lo cual tiene una inversión total de cerca de 1.000 millones de euros, parte de los cuales son aportados por el Ministerio de Medio Ambiente", Boné ha indicado que, pese a ser "muy importante", ésta depuración es solo una parte de la limpieza de las aguas, ya que solo actúan contra las aguas residuales, pero que también existe "una contaminación difusa generada por los abonados, la agricultura o la ganadería o los arrastres de materiales contaminantes por las aguas".

Las palabras del consejero de Medio Ambiente han sido respondidas por el portavoz de Izquierda Unida, Adolfo Barrena, quien ha comenzado su intervención dudando de la "vocación medioambiental" del Gobierno Central. Barrena ha mostrado su apoyo al plan y se ha mostrado partidario de aplicar el sistema la "caja común" para fomentar la solidaridad en el principio de recuperación de costes aplicado al canon. El portavoz de IU ha querido conocer "el horizonte temporal" del compromiso de financiación del Ministerio, las medidas que se van a desarrollar para recuperar caudales, si existe un cronograma de actividades que se vaya a someter a un seguimiento y, finalmente, cómo se compatibiliza un plan de calidad de aguas con las actuaciones que el Ejecutivo ha desarrollado en el entorno del Ebro, citando, entre otras, el plan de riberas y las obras del azud.

Por su parte, el portavoz del Grupo Socialista, José Javier Sada, ha señalado que "el Gobierno de Aragón siempre es sensible con el problema de calidad de aguas". En el apartado específico del plan de saneamiento, ha asegurado que se está cumpliendo siguiendo los principios de "solidaridad y equilibrio en el coste financiero". Sada ha concluido defendiendo la labor del titular de Medio Ambiente a favor de la sostenibilidad.

Desde el Partido Popular, su portavoz, Eloy Suárez, ha defendido la importancia de una estrategia en el desarrollo del plan de calidad de las aguas, por lo que ha preguntado a Alfredo Boné si su Departamento disponía de los datos necesarios para establecer un programa de actuaciones concreto de calidad ambiental que permitiera a la Comunidad de Aragón adaptarse a la Directiva Marco.

El portavoz del Partido Aragonés, Joaquín Peribáñez, ha elogiado la "adecuada planificación de las cerca de mil actuaciones previstas hasta 2015" cuya realización tiene repercusiones en la "calidad de las aguas, del medio ambiente y de todos los aragoneses".

Por último, el portavoz de Chunta Aragonesista, Bizén Fuster, ha interrogado al consejero Boné sobre las medidas que se están aplicando para evitar "la desertización y la salinización de los suelos" y le ha preguntado el alcance de la colaboración financiera del Ministerio de Medio Ambiente. En este sentido, Fuster ha señalado que sería beneficioso para Aragón que el Gobierno Central también destinara sus recursos a paliar las carencias de agua que tienen algunos pueblos de la Comunidad.

 




<- Volver a: Notas de prensa